LA CÚPULA (Stephen King)

La Cúpula

Editorial: Debolsillo

Autor: Stephen King

Páginas: 1136

Precio aproximado: 10,95

1stephen-king

Una de las cosas que haces, o que al menos yo hice, cuando cumples los 20 años es dejar de leer a Stephen King. También empiezas a tomar drogas si no lo has hecho ya antes o  a beber más de lo que dicta la inteligencia, pero esa es otra historia que tal vez pueda llegar a estar relacionada con la literatura si a King le cambias por Bukowski. Sea como fuere, cuando cumples esa veintena encierras las novelas de King junto a los comics de La Patrulla X y Mortadelo y Filemon decidido a demostrar al mundo y a tus compañeras de Facultad que eres un tipo maduro que entiende el Ulises de Joyce en toda su extensión o para el que El camino de Kerouack es una guía espiritual. Los años van transcurriendo y a medida que por tus manos van pasando una infinidad de páginas de los más diversos autores pierdes tu necesidad de ser diferente y te vas deshaciendo de toda la literatura coñaza y pretenciosa que pensaste que te harían alguien interesante hasta que de repente estás cerca de los 40 y te da por volver a leer a Stephen King.  En mi caso la idea nació una noche mientras preparaba una tortilla francesa y una ensalada y para entretenerme escuchaba un podcast de La Órbita de Endor (gracias Antonio Runa) dedicado al maestro del terror.  Recuerda, tengo casi 40 años y a esa edad comes cosas como ensaladas porque el médico ya te ha  dicho un par de veces que el colesterol no es el mito que te piensas. Como resulta lógico imaginar, tras el nacimiento de la idea lo primero que hice fue consultar Internet para saber cual debía ser la novela a leer. ¿Quién quiere memoria o amigos a los que consultar teniendo la Wikipedia? Stephen King ha mantenido una prolífica carrera literaria desde que publicara Carrie allá por  1974 y aunque el nivel de producción descendió tras el accidente de coche que sufrió en 1999 y que estuvo a punto de costarle la vida, ha mantenido más o menos la cuota de un libro por año lo que da la friolera de un total de 55 novelas (1), 10 libros de relatos cortos y 4 libros de no ficción entre los que cabe destacar Mientras escribo, una autobiografía en la que además de narrar la dolorosa recuperación que le supuso el citado accidente, recordaba sus inicios en el mundo de las letras a la vez que daba consejos prácticos para que “un escritor competente se convierta en uno bueno”. Entendiendo que si yo había madurado desde que en el año 1991 leyera Needful Things Stephen King habría hecho lo propio, tomé la decisión de que la obra a escoger debería haber nacido en el Siglo XXI  y aunque entre las páginas que visité se hacía patente que la obra del Maestro había decaído con el paso de los años, una de sus últimas obras parecía brillar con luz propia: La Cúpula, elección que se vio reforzada por la relación precio/número de páginas y porque la CBS ha comenzado una adaptación televisiva de la novela que se estrenará a lo largo de este 2013. ¿Qué pasa? Me gusta ser de los que se han leído la novela antes.

Que queréis que os diga, leer a Stephen King después de 20 años sin hacerlo es como reencontrarse con un viejo amigo que 200px-StephenKingPetSematarymantiene vigente todo lo que hizo que quisieras ser su colega. Personajes perfectamente dibujados, la trama bien planteada que te llega sin avisar ni dar mayor explicación, los momentos de casquería narrados de la forma más elegante que un momento así puede soportar… La sinopsis de La Cúpula es sencilla. Una mañana y como quien no quiere la cosa, una cúpula aisla el pueblo de Chester Mills y sus ciudadanos del resto del mundo dando lugar a una serie de enfrentamientos entre las diferentes facciones del pueblo, a saber: los buenos y los malos. Uno pensaría que con el paso de los años Stephen King habría aprendido a dotar a sus personajes de algún claroscuro pero no es así. Los malos son pérfidos y los buenos, aunque con algún trapo sucio que esconder, son buenos hasta rozar la tontería y como no podía ser de otra forma están muy arrepentidos de esos trapos sucios, algo que les impele a hacer el bien más allá del deber. Metidos en esta suerte de juego de poder, trasunto según el autor del actual clima político en los EEUU y que ocupa gran parte de la novela, las razones y motivos de porque esa cúpula está ahí pasan a un segundo plano hasta casi el final, momento en que King solventa la papeleta en apenas 20 páginas dejando al lector, o al menos a mi, bastante insatisfecho con la explicación al fenómeno. Y es que como he dicho, todo lo que hizo grande a Stephen King está presente en La Cúpula, como también lo está aquello en lo que ha flaqueado muchas veces que es, además del detallito de lo plano de sus personajes, el cerrar esas tramas tan sugerentes y bien planteadas de una forma poco convincente. Las malas lenguas dicen que para La Cúpula el escritor ni siquiera echo mano de su imaginación sino que prefirió plagiar ni más ni menos que la película de Los Simpson donde Springfield quedaba encerrado bajo una cúpula de similares características a la que encierra Chester Mills. En su defensa el escritor adujo una obra no finalizada de principios de los años 80 en la que, bajo el titulo de Los caníbales un grupo de personas se quedaban atrapadas en un apartamento y vale que un apartamento no es una cúpula, pero como bien dice King “la similitud es capaz de volverse casualidad”, algo que no se puede aplicar a sus propias obras, muy similares entre si a pesar del paso del tiempo, pero entretenidas como solo lo son las novelas que te lees en verano cuando tienes 20 años.

(1) De entre las cuales siete están escritas bajo el seudónimo de Richard Bachman y ocho conforman su pretendida Opus Magnum La Torre Oscura.

POR: Shur Carlos

Anuncios