FAN FILM

A modo de introducción de lo que sigue a continuación:

Se denomina “Fan Film” a la producción cinematográfica realizada por aficionados y cuyo argumento nace (a la par que amplia) de universos creados en según que series de TV, películas, comics o libros siendo su temática habitual la fantasía, el mundo superheróico y la ciencia ficción. Radicando en estas características la diferencia entre los Fan Films y del resto de producciones rodadas por aficionados, cuyos argumentos nacen de ideas propias pudiendo englobarse o no en los géneros antes citados.

Siempre que intento dar una definición me da la sensación de que por un lado, soy un pedante, y por otro de que me voy a quedar corto por lo que me completaré acudiendo a la Wikipedia:

Un Fan Film no es parte del canon de una serie, es decir, lo que ocurre en la película de aficionados no se considera “oficial” ni tiene repercusión en el universo ficticio de la serie, ni se ajusta a los cánones determinados por los autores originales o a los custodios de la línea argumental“.

Si querido lector, has leido bien, “custodios de la línea argumental“… es evidente que a estos custodios les costará mucho perder la virginidad.

No sabría decir con exactitud cuando nació el fenómeno de los Fan Films pero uno de los primeros de los que tengo referencia y que sin duda más me ha impresionado de todos los que he podido ver, ha sido King Kong. Este Fan Film fue rodado en el año 1978 por Rob Hampton, por aquel entonces un niño que si bien es cierto no ha terminado siendo conocido dentro del Star System (signifique Star System lo que quiera significar) si que ha crecido profesionalmente dentro del medio, desempeñando labores de escritor, productor y director de diferentes shows para TV y cuyos inicios fueron este maravilloso Fan Film sobre el gorila gigante para cuyo rodaje se valió de amigos, familias y un buen par de toneladas de imaginación a la hora de solventar los efectos especiales.

KING KONG

Dentro de los Fan Films rodados por niños, merece una mención especial Raiders of the Lost Ark: The adaptation, epítome del genero que comenzó a rodarse en el verano de 1982 por tres amigos de 12 años. Chris Strompolos, Eric Zala y Jayson Lamb, confesos enamorados de la serie de películas del Dr. Jones se propusieron en aquel verano rodar íntegramente la película de Spielberg respetando cada plano y cada secuencia, un deseo no exento de dificultades en tanto en cuanto la película original no estaba editada en vídeo por lo que los tres amigos tuvieron que verla decenas de veces y confiar en su memoria para la realización de los storyboards.

Este proyecto que dio fin siete años después de haberse iniciado tuvo, a diferencia de muchos otros Fan Films, un estreno de gala en el auditorio de una planta de Coca Cola tras lo cual y como resulta lógico imaginar, desapareció sin dejar pista… hasta que, no sé sabe muy bien como la película de Strompolos, Zala y Lamb volvió a aparecer en el año 2003 en la Escuela de Cine de la Universidad de New York, donde fue encontrada por el productor Eli Roth. Desde el primer visionado Roth defendió que se trataba de la mejor película jamás rodada por niños y se propuso estrenarla de nuevo, algo que terminó logrando y para lo que contó con la presencia de los tres jóvenes (ya no tan jóvenes) creadores. Strompolos, Zala y Lamb recibieron un tardío reconocimiento por su obra y además de ser aclamados por los profesionales del medio fueron invitados a conocer en persona a los creadores de Indiana Jones, George Lucas y Steven Spilberg. Como continuación de esta bonita historia, desde el año 2004 corre el rumor por la red de que existe un proyecto para rodar una película en torno al rodaje Raiders of the Lost Ark: The adaptation, en cuyo guión estaría involucrado el guionista de comics Daniel Clowes y que de llevarse a cabo, supondría una vuelta de tuerca más en torno al concepto del remake.

RAIDERS OF THE LOST ARC: THE ADAPTATION.

Además de las películas de aventuras, otra de las grandes fuentes de los fan films es el mundo del cómic. Existen multitud de muestras pero pocas tienen la calidad de Batman dead end, una maravilla en formato mediometraje estrenado en el año 2003 y que dejo sorprendidos a propios y a extraños por el buen hacer del, en aquel entonces, amateur Sandy Collora. De Batman dead end el director Kevin Smith llegó a decir que era la mejor película de Batman jamás rodada y aunque Kevin Smith deja mucho que desear en sus incursiones en el terreno superheroico (jamás le perdonaré lo de Daredevil), no deja de ser verdad que el hombre es un devoto y confeso seguidor de los cómics en general y del hombre murciélago en particular. Con el tiempo se terminaría descubriendo que ni Sandy era tan amateur en el mundo del cine, ni que su mediometraje era el inicio de una meteórica carrera. A pesar de repetir éxito con World Finest, otro mediometraje rodado a modo de trailer donde Batman y Superman unían sus fuerzas, su incursión en la dirección de largometrajes fue bastante nefasta y su opera prima Hunters Prey no pasó de ser una mera anécdota en la cartelera.

BATMAN DEAD´S END

WORLD FINEST

Dentro de los fan films rodados en torno al mundo de los cómics de superheroes y también con Batman como protagonista, me gustaría destacar (porque así lo hace todo el mundo, no porque yo sea un líder de opinión) la obra al completo de Aaron Schoenke de la que destaca Batman City of Scars. La película, escrita y dirigida por Schoenke en el año 2010 nos adentra en ese Batman profundo y un tanto esquizo que Christoper Nolan se encargó de presentar al gran público en el año 2005. En el mediometraje de Schoenke, Batman se enfrenta a un Joker tan jodido de la cabeza como el protagonizado por el extinto Heath Ledger y aunque las diferencias en la actuación sean bastante notables, este mediometraje está por encima de muchas de las producciones sobre tipos en mallas que últimamente las productoras nos traen a las pantallas. Con anterioridad Schoenke había dirigido cuatro fan films más, que aunque inferiores al comentado, si que apuntaban las maneras de creador que le han hecho relativamente famoso gracias a este Fan Film.

BATMAN CITY OF SCARS

Pero aunque el personaje de Batman sea de los más sencillos de llevar a la pantalla porque te basta un callejón y unas mallas oscuras, no solo del Hombre Murciélago y de los cómics viven los fan films (me descojono con lo superocurrente que soy) y si hay un universo que se lleva la palma en lo que a producciones amateurs se refiere, ese es el de Star Wars, que curiosamente debe ser también el fenómeno cultural que cuenta con más seguidores sin pareja estable.

Corría el año 1996 cuando dos amigos, Steve Melching y David Hardgrove ambos enamorados de La Guerra de las Galaxias, tuvieron la idea de rodar una película ambientada en dicho universo, parodiando el conocido programa televisivo Cops en el que una cámara acompaña en su devenir diario a diferentes unidades policiales de los EEUU mientras desempeñan sus funciones de servir y proteger.

A pesar de que el bisabuelo de Steve Melching fue uno de los que construyó la mano gigante de King Kong en la primera película protagonizada por el gorila en el año 1933, ninguno de los dos amigos tenía ni la más puta idea de como afrontar el rodaje de su proyecto. Fue por esa razón por la que trabaron relación con Kevin Rubio, un estudiante de cine de la Long Beach State University que ya había hecho sus pinitos en el mundo del celuloide y cuyo cortometraje animado sobre Frankstein Re-Animation, le había puesto en nómina de Fox Kids.

Rubio quedó tan impresionado con la idea de Troops que hizo suyo el proyecto y además de dirigirlo retocó partes del guión que habían escrito Melching y Hradgrove y consiguió la participación de un buen número de los integrantes que hicieron realidad Troops, entre los que podemos destacar a Cam Clarke actor de doblaje que puso la voz a Donatello en una de las series de dibujos animados de Las Tortugas Ninja, y Shant Jordan, supervisor de efectos especiales de la serie Babylon 5.

El rodaje de Troops costó alrededor de 1.900 euros de aquella época y fue estrenado en el año 1997 en la Comic Com de San Diego y aunque dicen las malas lenguas que el dinero desembolsado por el trío de creadores fue superior, no deja de ser cierto que como inversión les salió redonda, ya que tanto Rubio como Jordan, entraron a formar parte de la industria del entretenimiento (del probre David Hardgrove nunca más se supo) y sus nombres pueden verse en créditos de auténticos bombazos de taquilla como: El día de mañana, Green Lantern o Ghost Rider, en series de TV como Star Wars: The Clone Wars o en portadas de comics de la editorial Dark Horse.

Troops supuso un antes y un después en el género del Fan Film gracias en primer lugar a la indudable calidad de un trabajo que por momentos nos cuesta reconocer como una obra de aficionados. El segundo y no menos importante es que gracias al relativamente reciente nacimiento de Internet, Troops tuvo la oportunidad de ser vista por un número de espectadores considerablemente mayor que el que habitualmente tenían este tipo de peliculas…

y si no que se lo pregunten a los de Raiders of the Lost Ark: The Adaptation.

POR: Shur Carlos

TROOPS

Anuncios