EL PREJUBILADO DE 59 AÑOS

Estimado visitante del futuro:

Dentro de la increíble masa de seres que deberían poblar los campos de exterminio del siglo XXI, hay uno que reluce con luz propia: EL PREJUBILADO DE 59 AÑOS.

Artemio Pollán, Prejubilado y: "El mas chachi del Guateque" según el mismo.

Artemio Pollán, Prejubilado y: “El mas chachi del Guateque” según el mismo.

El PREJUBILADO DE 59 AÑOS (A partir de ahora: P59), es una casta nueva, del Siglo XXI, creada genéticamente por la Sanidad Pública para destrozar las vidas de los humanos que les rodean.

En la antigüedad, cuando cumplías los 55 tu estado era, cuanto menos, desechable. Silicosis, artrosis, demencia pre- Senil… Y así daba gusto ver a los jubilados. Tan contentos ellos, con 62 años, perdidos en su mundo onírico y yendo a ver las obras de la M-30, o dando de comer migas de pan a las Carpas Homicidas del retiro.

Ahora, los jubilados, en su mayoría provenientes de trabajos en los que no daban ni palo, se sienten jóvenes todavía (Los anuncios de Grecian 2000 ya lo vaticinaban), pensando que pueden seguir haciendo cosas útiles, como joder la vida de sus alegados, pidiendo que les expliquen como funciona Twitter, o abriéndose granjas en Facebook para criar corderos y destruirte la existencia a base de enviarte regalos en forma de sacos de trigo, o abono para las petunias.

El P59 no se aclimata a su condición de paria social, y su solución es determinar en su disco duro que el resto de la sociedad está ahí para entretenerle en sus horas de ocio.

De este modo podemos encontrar al P59,

Un P59 haciendo amigos, antes de aparecer asesinado en un pueblo de Benidorm.

Un P59 haciendo amigos, antes de aparecer asesinado en un pueblo de Benidorm.

siempre acechando a que tengas un minuto libre para decirte: “Oye, tranquilo, que yo te ayudo”. Da igual que repartas fruta en el Ahorramás, o que seas neurocirujano. Ahí está el P59: “Oye, que me enseñas y te ayudo”.

Miles de jóvenes viven atormentados por esta presencia. Ya sea un padre, un vecino, o cualquier tipo que te encuentres en la cola de la charcutería. “Oye, que me enseñas y te ayudo”.

COMO DETECTAR A UN P59:

1.- El P59 siempre está divorciado y sus hijos no le hablan, aunque uno de ellos es doctor en física cuántica por la universidad de Frankfurt con Ketchup.

2.- El P59 Se viste con ropa de @nda Joven del El Corte Inglés. Concretamente camisas de rayas verticales y pantalones vaqueros del Zara (Con culo colgón y unas holguras como el bolsillo de Doraemon).

3.- La madre del P59 sigue viva, aunque en perpetuo estado de mortandad. Y siempre tiene una hermana casada con la que va a comer los Domingos.

4.- El P59 se ha comprado un PC, Smartphone y una Tablet para poder tener una vida social con los pobres desgraciados que tienen que explicarles como funcionan.

5.- Ya puedes estar cenando tranquilamente, durmiendo, o practicando sexo despiadado con la Gemelas Olsen. El P59 te interrumpirá: “oye, que me enseñas y yo te ayudo”.

6.- El Camino de Santiago es la Meca de los P59. Si no lo ha hecho, lo hará. Y te lo contará. Y si lo ha hecho, te lo contará y te chantajeará para que vayas con el.

"EH! Enséñame a desactivar explosivos, que yo te ayudo"

“EH! Enséñame a desactivar explosivos, que yo te ayudo”

7.- La disociación temporal es un hábito básico en el P59. Solo tiene una anécdota graciosa en su vida. Y te la contará. Mil veces. Millones de veces. En situaciones distintas y en diferentes periodos históricos. Pero siempre será la misma.

8.-El primer ordenador que tuvimos en la oficina, lo manejé yo” Es la metáfora del P59 para decirte: “Eh! Chaval, que estoy en la onda! Vamos al guateque a ponernos chispa! Y de guateque con las chavalitas”.

Por esto, visitante del futuro, te aviso de que vayáis creando unos Campos de Internamiento.

Eso, o imponer una ley que obligue a ejecutar a la gente cuando cumpla los 58.

Matarlos antes de que pongan huevos.

Por: Shur Jesee.

Anuncios