LA HORA DEL PAYASO LOCO

Si hubiéramos presentado el guión de Twin Peaks a cualquier productor actual, nos lo hubiera tirado a la cara, pensando que era una basura“.

De este modo David Lynch resume lo que muchos pensamos. Que el arte audiovisual moderno es como las cuchillas de afeitar. Monótono, frío y mecánico.

Lesbianas autoengañadas que abandonan las Doc Marteens para ponerse detrás de una cámara y hacer refritos volcando su vacío cerebral en espectáculos de dudoso pelaje. Hipsters pasados de rosca que adoran a Orson Welles y consagran su eclecticismo a coleccionar discos de los Red Hot Chilly Peepers… En definitiva… Mierda onanista.

Por suerte, la vieja guardia sigue presente, para demostrar que el hecho de que papá te compre una cámara de 3.000€ y tengas una amiga puta y tres colegas cocainómanos dispuestos a hacer un Jackass Post Moderno, no es suficiente para considerarte un artista.

Mirar esto, y morir de envidia.

Por: Shur Jesee.

Anuncios