LIMBOTHEQUE

Me caso con ella, y la dejo salir de la cocina, y todo!

Me caso con ella, y la dejo salir de la cocina, y todo!

Si he de ser completamente sincero me la pela bastante la música. No sabría distinguir un aria de Chopin de una obertura de Mozart aunque las tuviera flotando en el vodka del desayuno.

Es por eso que me considero totalmente capacitado para hablar de música. Porque simplemente me siento atraído por determinados ritmos (No hagáis preguntas, hasta hace poco pensaba que la Bachata era un tubérculo de los Andes). Y cuanto mas raros mejor.

Siguiendo con el tema de la sinceridad, lo cierto es que estaba con el iPad metiéndole caña al Asphalt 8 (Tenía que conseguir el Audi A- 8 como fuera), a las 3 de la  mañana y, por aquello de que vivir solo acojona bastante en horario nocturno, resulta que tenía puesta la tele en los Conciertos de Radio 3 (Creo que se llama así el muermo ese), y me fijé en la pibita que estaba cantando. “Melafo con amor y me caso con ella” pensé. Y no me da vergüenza decirlo.

Puro Cabaret, morenos.

Puro Cabaret, morenos.

Al tema, que el arroz se me quema. El grupo que estaba tocando se llama: “Limbotheque“. Y me atrajo la música. El ritmo.

No se si se “Mesplico“, pero esa sensación de ver a unos cuantos tipos en el escenario (Y una piba con unos ojos mas grandes que la mirilla de las puertas de Thanhaussër) montándose unas composiciones desenfadadas con una

Limbotheque

Limbotheque

profesionalidad y un buen rollo increible, consiguió que dejara el juego de los cochecitos y me dedicara a investigar quienes eran, y que hacían (Gracias Steve Jobs por inventar el iPad).

AQUÍ os dejo una reseña del grupo, realizada por alguien mucho mas dado al tema de corcheas y semi- corcheas que yo. Podéis echarle un ojo porque resulta curioso.

A mi, personalmente, me basta con escuchar como canta Carol García y como el resto de la Troupé adornan ese espectáculo.

Por: Shur Jesee.

Anuncios