EL RATÓN PEREZ

En la calle Arenal, Madrid, existió, años ha, una confitería que se llamaba Prast.

En una alacena de la pastelería, al fondo, donde ya casi no miraba nadie, había una caja de galletas, muy grande, en la que vivía una familia de ratones.

Placa conmemorativa del Ratoncito Perez.

Placa conmemorativa del Ratoncito Perez.

El mas pequeño de ellos, conocido por su familia como “El Ratoncito Pérez”, sirvió al padre Jesuita, Luis Coloma para recordar al Rey Alfonso XIII, que con sus 8 añitos acababa de perder un diente, que en Madrid (Villa y corte), vivían muchos niños pobres, que veían paliada su pobreza gracias a la visita puntual del pequeño ratón que, cada vez que se les caía un diente, recorría las cañerías del Madrid de la época, para dejarles bajo la almohada un Toisón de Oro.

A día de hoy, el Sr. Pérez sigue vivo, y manejando su imperio de marfil desde LA CASA MUSEO DEL RATÓN PEREZ, donde podéis ir a visitarle.

Estimado Visitante del  Futuro, esta historia, que puede parecer imaginaria y totalmente ficticia es, sin en cambio, totalmente real.

Te lo juro con los dedos en las manos.

Por: Shur Jesee.

Anuncios