ME PARECIÓ VER UN LINDO GATITO.

Estimado Visitante del futuro. Recientemente mi condiscípulo Shur Jesee subió un espeluznante vídeo sobre un gato terrorífico. La que suscribe es una gran amante de las especies felinas, y sería lamentable  que, llegado el Apocalipsis, cualquier superviviente no recordara lo beneficiosos que fueron los gatos para la humanidad, basándose tan sólo en un único documento totalmente engañoso. Por ello vamos a dar una pequeña pincelada a la historia de los gatos junto al ser humano, y a demostrar que no tienen nada de diabólicos.

En Egipto (Se cree que los primeros focos de domesticación fueron hacia el 2000 a.C.) el gato era un animal de compañía apreciado por su dulzura, su gracia y su indolencia, pero el gato es sobre todo un animal protector. Al cazar pequeños roedores, protege los silos donde los egipcios guardaban su cosecha. En las cortes de Egipto el gato era idolatrado. La diosa Bastet, representada con una cabeza de gato, simbolizaba la fecundidad, la belleza, la luz, el calor y la energía solar, pero también, debido a sus rasgos felinos, representaba el misterio, la noche y la luna. Quien matara a uno de los pequeños felinos se arriesgaba a la pena de muerte. Los funerales de los gatos se colmaban de todos los honores de estado. Los gatos momificados se guardaban en pequeños cofres de madera esculpida o rodeados de juncos colorados y entrelazados.

REPRESENTACIONES DE LA DIOSA BASTET

REPRESENTACIONES DE LA DIOSA BASTET

En China, el animal fue acogido calurosamente, por su belleza y su don cazando ratones. Se convierte en símbolo de paz, de fortuna y de serenidad de la familia. En esta época, el gato es un animal doméstico reservado a las mujeres, se le da el poder de atraer la mala suerte y de alejar a los demonios con la ayuda de sus ojos brillantes. En Japón, será considerado a veces portador de buena suerte por su pelaje de concha de tortuga, y otras veces maléfico por su cola ahorquillada. Algunas historias cuentan que los japoneses mimaban tanto a sus gatos que éstos dejaron de cazar ratones.

GATO CHINO DE LA SUERTE

GATO CHINO DE LA SUERTE

En la India, el gato es honrado como en Egipto, y la diosa de la fecundidad, Satí, tiene la apariencia de un gato, igual que Bastet. Los budistas aprecian la capacidad de meditación del gato, sin embargo, éste no forma parte de los cánones del budismo.

En Europa, desgraciadamente, después de la peste negra, hacia la mitad del siglo XIV, el gato comenzó a asociarse a cultos infernales, debido a su antigua adoración por parte de los paganos y sobre todo por el reflejo de la luz en sus ojos, que se creía que eran las llamas del infierno. En la simbología medieval, el gato se asociaba a la mala suerte y al mal, y dado que era negro, también se asociaba al disimulo y a la feminidad. Su comportamiento sexual muy expresivo, su gran necesidad de dormir, considerada pereza, y sus vagabundeos han contribuido a forjar una imagen negativa. Era el animal del diablo y de las brujas. Se le atribuían poderes sobrenaturales, como la facultad de tener siete vidas. En el caso de los gatos negros, color que se asociaba al diablo, una única mancha blanca en el pecho o en el cuello les concedía clemencia, ya que se consideraba que era una manifestación divina. La Inquisición hizo que se sacrificaran gatos para las fiestas populares, lo que marcó un gran período de persecución para el felino. Se consideraba que el diablo se disfrazaba de gato en sus visitas a la tierra, y fue condenado al igual que sus dueños, los brujos y las brujas.

GATO NEGRO CON SÍMBOLO ESOTÉRICO

GATO NEGRO CON SÍMBOLO ESOTÉRICO

Sin embargo, el Renacimiento significó un cierto cambio en la suerte de los gatos, especialmente debido a su acción preventiva contra los roedores, devoradores de las cosechas. Así que el gato siguió su travesía por el mundo como tripulante de las embarcaciones destinadas a América. Se encontró de repente en un lugar inhóspito donde una vez más tuvo que despertar al gato salvaje para poder sobrevivir. Hasta que los colonizadores comenzaron a sembrar. Y comienza la domesticación del gato una vez más convirtiéndose en el minino doméstico que conocemos hoy día.

Gracias a los descubrimientos científicos de mitad del siglo XIX, y a los inicios de la explicación de la naturaleza y de la transmisión de las enfermedades por los microbios y no por las brujas, se demuestra que el gato es un ejemplo de higiene ya que se lava hasta veinte veces al día. El don que tiene el felino para cazar ratones vuelve a ser apreciado. El gato ofrece sus servicios en tiendas, oficinas, almacenes, granjas y navíos. Hay compañías de seguros que incluso exigen que haya gatos presentes en los buques de carga. El mundo artístico ayudará también a la rehabilitación del pequeño felino gracias especialmente al movimiento romántico del siglo XIX. El gato se usará a partir de entonces en todas las artes, ya sea la música, la pintura o el cine. Las creencias y supersticiones que encontramos hoy en día alrededor de los gatos y de sus características maléficas son los últimos rastros del miedo y de la desconfianza resultantes de los siglos pasados.

GATOS FAMOSOS

GATOS FAMOSOS

Hoy en día los mininos viven mejor que nunca, y el crecimiento de las redes sociales y las nuevas formas de comunicación les auguran un gran futuro, ya que existe una creciente adoración mundial hacia estos tiernos animalitos en la red. Tan sólo la palabra “gato” tiene 76.400.000 entradas en el buscador Google. Culturalmente, los gatos ocupan un lugar privilegiado en cuentos, novelas, películas, series de televisión, e incluso en spots publicitarios, siendo la encarnación del bien y del mal a partes iguales, siempre como personajes tiernos, astutos y curiosos. Aquí podéis comprobar cuáles son los gatos más famosos de nuestro ideario universal.

POR SHUR ELENA

Anuncios