LAS MASCOTAS DE LOS ANUNCIOS

Rosalia Pollarda Monzón. Presidenta de la LHIIMPA.

Rosalia Pollarda Monzón. Presidenta de la LHIIMPA.

 

Desde pequeños sospechamos que una mano oculta, un “Gobierno en las sombras”, dirige nuestra existencia.

Unos seres con la capacidad destructiva de hacer que las chuches, que están de puta madre y lo molan todo, sean nocivas para la salud, y que la coliflor, que es algo asqueroso que huele a intestino de señora anciana, sea saludable.

Conforme crecemos, vamos ampliando el abanico de maldades que nos rodean… “La Secta de los Inútiles que Hay en el Trabajo y que Llegan a Jefes”… La “Logia de Las Abuelas que te Fríen un Huevo Por si te has Quedado con Hambre” …

Pero si hay un colectivo de seres que han conseguido mantenerse realmente ocultos, y que ahora sacamos a la luz… es “La Hermandad de Idiotas que se Inventan Mascotas Para los Anuncios” (LHIIMPA).

En 1983 el Conde de Alphonsé de Mimosoir pergreñó un plan mediante el cual pretendía llenar los armarios de las amas de casa de osos de peluche de dudosa sexualidad, por alguna razón que, a día de hoy, se desconoce todavía.

El oso Mimosín, ahora ejerce de proxeneta infantil.

El oso Mimosín, ahora ejerce de proxeneta infantil.

El “Osito de Mimosín” (Que así se llamó la criatura), era una especie de imagen figurativa de un plantígrado con pellejo de borra que, al pasar el tiempo, fue adquiriendo un pelaje de tono parduzco, como el la piel del gitano que vende los tickets de los Coches de Choque en la Feria de tu pueblo. Precisamente, este desapego hacia la higiene mas básica supuso el fracaso de esta bestia del averno, que pretendía llenar nuestros armarios de toallas blanditas… Y violarnos cuando estuviéramos despistados. A saber la cantiad de niños que se fracturaron la espina dorsal saltando encima de un montón de toallas, esperando rebotar mientras se rodeaban de flores de Lavanda.

Fracasado el intento del conde de Mimosoir, sus acólitos comenzaron una guerra ciega por rellenar nuestras vidas con engendros sacados de las peores pesadillas de Freddy Kruegguer.

Sobre el año 2010, un grupo radical de “LHIIMPA”,

El Erizo de Génesis, nos recibe con su novio e el gimnasio de su chalet.

El Erizo de Génesis, nos recibe con su novio e el gimnasio de su chalet.

  convenció a Seguros Génesis de que lo mas inteligente para publicitar una empresa aseguradora, era asociar si imagen corporativa a la de un puerco espín bizco al cual se le metía medio brazo por el culo.  De manera que cualquier ser humano que viera por la calle un erizo del tamaño de una rata de monte, con un puño introducido en el recto, pensara: “Vaya, debería hacerme un seguro de vida con estos señores que sueltan mamíferos sodomizados por las aceras”.

A mediados del 2011, el brazo Político- Militar de “LHIIMPA” captura a un perro Basset Hound, le grapa una gorra de Sherlock Holmes en el cráneo y le pone a buscar seguros de automóvil delante de un ordenador. Si bien disimularon su sadismo usando la voz del profesor Skinner para hacernos atractivo al puto chucho, quedó claro el insistente abuso animal de la que esta Hermandad hace gala, sin que ninguna organización pro- derecho de los animales haya hecho nada al respecto.

El de en medio de los Peluchichos, se te va a aparecer en sueños.

El de en medio de los Peluchichos, se te va a aparecer en sueños.

Los Pelochos fueron un intento, sin éxito alguno, de intentar dar un paso mas en el avance a la dominación mundial a través de mascotas creadas por retrasados mentales en los sótanos de la “LHIIMPA”. Estos seres (Los Pelochos, no los retrasados) mostraban una recreación sádica, tipo “La isla del Dr. Moureau” de una hormiga roja cubierta de vello púbico, saltándose así el proceso de animalización, y presentando estas aberraciones de laboratorio a pecho descubierto y con capacidad de hablar. El Neurocirujano del Hospital de Nuestra Señora del Conejo nos comenta: “Era horrendo, miles de niños gritaban: “ONCE OCHO OCHENTA Y OCHO” y otros cientos respondían: “NOS VÁIS A COMER EL CHOCHO… Fue claramente una guerra infantil en la que la sub especie menos desarrollada adoraba a los pelochos, mientras que los macarras de la clase les daban collejas: Un espectáculo que jamás olvidaré, hasta el día que lo olvide

Se palpaba ya en el ambiente esta invasión, lenta pero constante de la “LHIIMPA”.

Estimado Visitante del Futuro.. procura estar atento a la aparición de engendros infames en la pantalla de tu televisor.

Y si los encuentras… Mátalos… Mátalos antes de que pongan huevos…

POR: Shur Jesee

Anuncios