LOS NIÑOS QUE LLAMAN A LOS PADRES POR SU NOMBRE

Los niños que llaman a sus padres por el nombre son unos hijos de puta.

Mas repipi, y nace tobogán.

Mas repipi, y nace tobogán.

Estos niños son repipis, como las coletas de la Infanta Leonor y redichas como una política de izquierdas que no haya salido del armario.

Si un niño llama  a su padre por el nombre, seguro que va al colegio con un Niki del color del lomo de un pollo recién nacido, y cuando ofrece un poco de bocadillo a sus amigos, pone el dedo gordo en medio para que no muerdan mas de lo necesario.

Además, se saben la tabla de multiplicar del 9, y llaman a la maestra: “Señorita Profesora” que es una coa que da mucho repelús, y que apetece pegarles en el patio una paliza con un palo.

Un niño con un espíritu no apedreado por una

Si tu hijo es así, tu eres un mamón sin entrañas.

Si tu hijo es así, tu eres un mamón sin entrañas.

educación rayana en lo psicótico, llama a sus padres: “Papá” “Papí” o “El tipo que se folla a mi madre”, en el mas escabroso de los casos. Pero jamás dice: “Julián, déjame dos euros para un Frigopie”. Por mucho que su padre se llame Julián, y por muy asqueroso que sean los Frigopies.

Si tu hijo te llama por tu nombre, eres un chupacharcos que va de vacaciones 15 días a Benidorm a ver a Mª Jesus y su Acordeón, y le obliga a bailar “Los Pajaritos” con las ancianas del asilo, para que vean que tu hio está muy bien educado y le huele el pelo a colonia Nenuco de botella de litro y medio.

En el Infierno hay una sala especial, para estos seres.

En el Infierno hay una sala especial, para estos seres.

Un niño, de pequeño, quiere ser pirata, policía, capador de papagayos o submarinista alcohólico en una plataforma petrolífera de Ucrania. Pero los niños que dicen: “María Luisa, necesito un Niki Amarillo nuevo, que este lo he manchado de Frigopie”, es un cabrón satánico que quiere ser banquero y vender preferentes o, lo que es peor, tertuliano en Intereconomía.

Una vez conocía a un pequeñuelo que le decía a su madre: “Marta, por favor, ¿Podemos desayunar zumo de naranja que tiene mucha vitamina D?”. Y desde entonces me meo en la sección de refrigerados del Mercadona, cuando voy a comprar, como venganza ante tal ofensa.

Llevan siempre zapatos negros que parecen hechos de

Educa a tu hijo en la delincuencia callejera. Es nuestro consejo.

Educa a tu hijo en la delincuencia callejera. Es nuestro consejo.

lomo de armadillo subsahariano, y ayudan a las abuelitas a cruzar la calle, en vez de empujarlas en los pasillos de los supermercados para ver como se caen, y se parten la cadera, con gran regocijo y desenfadada alegría infantil, como deberían hacer todos los prepúberes de este mundo.

De modo, Visitante del futuro, que si un día tu hijo te llama por tu nombre… Mátalo antes de que ponga huevos.

Y tu háztelo mirar, hijo de puta, que Benidorm no es sano.

Por: Shur Jesee.

Anuncios