UNA HISTORIA DE DUENDES

Hace unos días ha caído en mis manos la reedición de un clásico, “Los Carillones” de Dickens, que me ha hecho recapacitar sobre las líneas del destino. Me explico:

La editorial que ha reeditado esta novela corta es Ediciones Barataria. Curiosa coincidencia con la sección de nuestro hermano Shur Kaledian, y su ideario de un lugar sobre la creación de un lugar de salvación para el ser humano.

Además, llevo tiempo queriendo escribir sobre Charles Dickens, porque creo que es merecedor de un puesto predominante en esta cápsula cultural del tiempo que estamos creando en la Sociedad Supersecreta. Pero es un tema tan amplio, que no sabía por dónde empezar. Así que debía decidirme por una de sus obras, y qué mejor que una de las menos manidas por bloggeros y expertos.

04. TROTTY VECK Y SU HIJA MEG

Dickens fue un famoso novelista inglés del s. XVIII, uno de los más conocidos de la literatura universal, y el principal de la era victoriana. Fue maestro del género narrativo, al que imprimió ciertas dosis de humor e ironía, practicando a la vez una aguda crítica social. Vamos, que es imprescindible en las bibliotecas de nuestra agrupación… En su obra destacan las descripciones de gente y lugares, tanto reales como imaginarios. Sus novelas y relatos cortos disfrutaron de gran popularidad en vida del escritor, y aún hoy se editan continuamente. Dickens escribió novelas por entregas, el formato usual en la ficción en su época, por la simple razón de que no todo el mundo poseía los recursos económicos necesarios para comprar un libro, y cada nueva entrega de sus historias era esperada con gran entusiasmo por sus lectores, nacionales e internacionales. Dickens fue y sigue siendo venerado como un ídolo literario por escritores de todo el mundo.

05. FANTASMAS Y DICKENS

Las novelas de Dickens eran, entre otras cosas, trabajos de crítica social. Él era un fiero crítico de la pobreza y de la estratificación social de la sociedad victoriana. A través de sus trabajos, Dickens mantenía una empatía por el hombre común y un escepticismo por la familia burguesa. La segunda novela de Dickens, “Oliver Twist”, fue responsable de la limpieza del actual arrabal de Londres. Además, con el personaje de una trágica prostituta, Nancy, Dickens «humanizó» a tales mujeres para los lectores, mujeres que eran apreciadas como «desafortunadas», inmorales víctimas inherentes de la economía del sistema victoriano. A menudo Dickens usaba idealizados personajes y escenas de alto toque sentimental contrastando con sus caricaturas y las terribles verdades sociales que revelaba.

Por último, hoy es el último día del año, jornada en la que transcurre este relato fantástico escrito un año después de “Canción de Navidad” y uno antes que “El Grillo del Hogar”, las tres historias navideñas del autor. Con estas tres obras descubrimos al Dickens más fantástico, usando idealizados personajes y escenas de alto toque sentimental. Aunque en ningún momento se pierde de vista el trasfondo social de la época, con personajes miserables y paupérrimos enfrentados a las clases más altas, siempre acaba con un final ejemplarizante, reflejo de su cristianismo humanitario que lo llevaba a creer que el bien al final siempre vence, incluso de formas inesperadas.

En “Los carillones”, Trotty, apodo de Toby Veck, es un pobre hombre que para salir adelante entrega paquetes en cualquier punto de Londres. Toby padecerá una extraordinaria e irracional experiencia la noche del 31 diciembre a los pies del campanario de la iglesia, donde suele pasar sus jornadas a la espera de alguna entrega. Su encuentro con William Fern y con la pequeña Lilian lo inducirá a viajar al pasado, al presente y al futuro a cada nuevo toque de los carillones del campanario. Verá su presente pobreza, las expectativas que tenía para su familia cuando era joven, y la penuria en la que vive su adorada hija Meg. Verá que de las míseras condiciones de ésta y de su novio sólo se pueden esperar calamidades. Trotty verá a su pobre hija viuda y envejecida trabajando sin descanso. Decide intervenir para evitar ese matrimonio. Todo se aclara en el último cuarto de las campanadas de medianoche, cuando Trotty despierta de las pesadillas causadas por una indigestión de callos. Comprende que lo mejor que puede desear para Meg es la felicidad que tuvo él mismo con su esposa.

Así que, estimado visitante del futuro, las líneas del destino me han traído hasta aquí para dejarte esta pequeña joya literaria, y desear que tus venideros Años Nuevos tengan mejor pinta que nuestros pasados Años Viejos. Mientras esto llega a tus manos, nosotros probaremos con prudencia el 2014 de nuestra era, no sea que se nos atragante como los anteriores…

Por Shur Elena.

Anuncios