LA PIETÀ

“Photo is a small voice, at best, but sometimes – just sometimes – one photograph or a group of them can lure our senses into awareness. Much depends upon the viewer; in some, photographs can summon enough emotion to be a catalyst to thought.”

W. Eugene Smith

 

 

 

Esta foto que nos ocupa, tomada una tarde de Diciembre de 1971, ha sido llamada La Pietà del fotoperiodismo por sus semejanzas con la escultura de Miguel Ángel.

Esta icónica imagen capturada por William Eugene Smith (1918-1978) y titulada “Tomoko y su madre en el baño”, nos muestra una escena que nos llena de una emoción reverencial ante el amor de una madre con su hija. Como dijo el “magnífico Smith”, “es una imagen de amor”.

Citando a Joan Fontcuberta “[…] es importante que el fotoperiodista posea un fuerte sentido de integridad y la inteligencia necesaria para poder entender y presentar un tema correctamente […]”.  No cabe duda de su inteligencia, de su apasionada integridad ni de un enorme sentido de la humanidad tampoco, ya que de ellas surgen obras como esta que supusieron un cambio en la fotografía, en la manera de entenderla.

Para realizar este trabajo, se desplazó junto a su mujer Aileen Mioko, también fotógrafa, a la aldea pesquera de Minamata; donde vivieron durante 3 años. En ese tiempo, documentó bajo su modo de trabajo, el llamado ensayo fotográfico, la tragedia allí ocurrida. Una empresa química vertió mercurio en el agua, envenenando a sus gentes y a generaciones de ellos.

Sus terribles efectos podemos comprobarlos en la sobrecogedora imagen que hoy nos acompaña. Pero la foto además, tuvo sus consecuencias; la primera, una terrible paliza que casi acaba con la vida de Eugene, teniendo que delegar en su esposa la finalización del proyecto.

La segunda, el reconocimiento de la tragedia y más tarde la compensación a las víctimas.

Y por último, que ésta imagen se convirtiese en el paradigma de lo que se conocería, a partir de entonces, como “la fotografía humanística”; despertando en este caso, la conciencia del Mundo ante el daño ecológico.

Tomoko Uemura, falleció en 1977 a la edad de 21 años.

William Eugene Smith, lo hizo un año después, a la edad de 60 años.

Anuncios