AKELARROCK´N ROLL

Asistimos a un aquelarre de brujas rockanroleras.

La banda sonora la pondrán The Sonics, The October Country, The Lollipop Shoppe, Kip Tylor, Screamin Lord Sutch y Jim Stafford.

Que Belcebú te acompañe.

Comenzamos con The Sonics. Gerry Roslie (cantante y teclista) compuso esta canción en 1964 y la grabaron para el sello Etiquette, Nadie sonaba como The Sonics en aquel momento…. Sus letras hablaban de psicópatas, demonios, LSD o… BRUJAS!

The Witch en ella nos cuenta que hay una nueva mujer en la ciudad, de cabello negro y coche negro… Nadie tiene ninguna duda, ella es una bruja!

En el año 1968 The Octubre Country lanzó como segundo single My grildfriend is a witch (¿cuantos de vosotros no habéis pensado eso alguna vez?) y es que el protagonista de la historia enumeraba una serie de “pruebas” que le hacían sospechar de que su novia era un “poco” bruja, todo comenzó cuando descubrió sus salidas a media noche montada en una escoba.

Seguimos con una banda formada en las Vegas,  The Lollipop Shoppe editaron un único álbum Just Colours y nos regalan este corte You must be a witch en el que nos describe a la bruja como una mujer mala y manipuladora, dicho álbum pasó muy desapercibido en su día, años después, su vocalista se convertiría en cantante de culto por su singular banda underground Dead Moon.

Para hallowen de 1958 el sello EP Records editaba un single a un tipo totalmente desconocido Kip Tyler con el tema She´s my witch,  embriagadora, elegante e intrigante y con una cadencia entre lo sensual y el escalofrío. Este tipo que apareció un día en un estudio de grabación y del que nadie sabía nada, sigue manteniéndose a día de hoy como un autentico desconocido, como un fantasma que apareció para dejar este cartucho y desaparecer por siempre jamás.

El gran maestro y pionero de la teatralidad terrorífica en el rock and roll es por excelencia Screamin Lord Sutch entre su amplio repertorio, elegimos All black & Hairy  de 1966 que no habla de brujas pero nos describe como un día, en el que el músico británico estaba tranquilamente cavando en el cementerio, se le apareció un extraño ser, peludo y oscuro.

Y una de las mejores historias de brujas que existen en forma de canción nos la cuenta Jim Stafford en su tema Swamp Witch en ella nos cuenta la historia de una mujer llamada Jari, vivía en una choza, en la parte más profunda del pantano negro, allí donde moran los reptiles y las serpientes cuelgan de los cipreses. Allí donde viven un millar de ojos y todos te miran a ti. En el pueblo cercano se contaban rumores de Jari, de lo que había hecho y de lo que podía hacer. Las puertas siempre se cerraban al caer el sol y había que mantener a los niños lejos del camino a su cabaña.

Un día llegaron fuertes lluvias y el pantano se desbordo y con él, los mosquitos y las fiebres tomaron la ciudad, el primero en morir fue Jackson, el doctor y claro, como no, se le echó la culpa a la bruja.

Una mañana gris, el desesperanzado pueblo se despertó y encontró en medio de la plaza un extraño brebaje verdoso y el viento les susurraba  que bebieran y con miedo, así lo hicieron. El pueblo se curó, ¡La bruja es buena! Decían. Así que, diez hombres decidieron ir a buscarla a su cabaña del pantano para invitarla a ir al pueblo con ellos pero nunca encontraron a Jari y nunca encontraron su cabaña y además, nunca volvieron a acercarse, ya que lo único que encontraron fue un cartel que decía “No volváis jamás”

Lo cierto es que las brujas han sido siempre unas mujeres muy maltratadas, acusadas y perseguidas, utilizadas como señuelos para desviar la atención del verdadero problema al que tenía que enfrentarse el pueblo. Las brujas de hoy en día son otras pero esas artimañas siguen muy presentes.

La verdad es que probablemente aquellas brujas a las que se les perseguía eran simplemente mujeres hartas de tanto control, mujeres que buscaban un poco de diversión alrededor de una hoguera.

Ya lo dijo en los años 60 la banda mejicana Los Silver Rockets, a las brujas les gustaba el Rock and Roll.

Anuncios