“DAME UN CIGARRO, QUE ESTOY DEJANDO DE FUMAR”

La gente que “está dejando de fumar” son todos unos garrapas que cuando cogen un euro, procuran que no vea nunca mas la luz del sol.

Judíos polacos en Treblinka, esperando que "les den un cigarro, que lo acaban de dejar"

Judíos polacos en Treblinka, esperando que “les den un cigarro, que lo acaban de dejar”

Sí las personas que dicen: “Dame un cigarro, que no quiero comprar porque lo estoy dejando” hubieran nacido en el año 42 en Berlín, se apellidarían Eben- Ezer Scrooge y habrían sido exterminados en las cámaras de gas de Dacahau.

Si la pobreza es algo indignante, el racanerío tabaquil es lo mas cercano a los leprosos de Judea. Puedes pedir para comer, puedes solicitar que te inviten (UNA VEZ!) porque te has dejado la cartera en casa… Pero solo la gente que ha nacido en una alcantarilla llena de ratas con sarna en la espalda piden “Tabaco porque lo estoy dejando

Las personas que piden “Un cigarro, que es que lo

Representación figurativa del "Gorrón tabaquero"

Representación figurativa del “Gorrón tabaquero”

estoy dejando” huelen a charco de barro en agosto en Murcia, y llevan una especie de gabarnina roída por sus hermanos en la chabola de la Cañada Real donde viven. Tienen en pelo lacio y con mas grasa que el embrague de la nave Enterprise. Los ojos hundidos en las cuencas, pero saltones, a la vez, para detectar si llevas tabaco encima y te pueden gorrear un cigarro. Además son blancuzcos de tez, y estoy seguro que si apagas la luz brillan en la oscuridad, como las estatuas de la Virgen del Abrigo de Pana.

Cuando cogen un cigarro ajeno se les afila la mano como al Nosferatu de Murnau, y da la impresión de que han activado la “Buitre- Señal”, de modo que no te cogen el cigarro, lo rapiñan, como el Zamuro Leonado de cuello pelado.

La "Buitre- señal" se activa en cuando enciendes el mechero.

La “Buitre- señal” se activa en cuando enciendes el mechero.

Es posible, estimado Visitante del futuro, que pienses que con tus habilidades Ninja puedas esconderte a fumar tranquilo, a salvo de estas bestias, pero no, no lo es. Su olfato es como el de los jabalines en época de celo, que adivinan en la espesura del bosque la placenta del venado. Son capaces de escuchar el chasquido de un mechero a leguas a la redonda. De hecho, su extirpe escapó de Dachau porque oyeron un encendedor, pero no olieron el tabaco y sospecharon que algo raro pasaba.

La gente que pide “Un cigarro que lo estoy dejando

Una víctima inconsciente, enciende un cigarro frente a la Asoc. De Ex- Compradores de tabaco.

Una víctima inconsciente, enciende un cigarro frente a la Asoc. De Ex- Compradores de tabaco.

y no quiero comprar” son los que avisan  la Guardia Civil de un accidente tráfico con muertos, después de haberles saqueado la cartera. Los que raspan con una cuchara el fondo de las latas de fabada El Litoral, para que no quede ningún grumillo sin aprovechar, los que se chupan el dedo y lo pasan por el plástico del Tigretón para rebañar los trocillos de chocolate.

Confía en mi, Visitante del futuro. Y si alguien te pide “Un cigarro, que estoy dejando de fumar”… Mátalo. Antes de que ponga huevos.

Anuncios