LA GUERRA Y EL ARTE

Cuando en la Sociedad Supersecreta nos preguntamos qué ha llevado a la humanidad a su propia destrucción, tenemos claro que en la lista de cosas funestas que se deben olvidar de forma categórica, LA GUERRA sería líder. Somos la única especie de este planeta con tal capacidad de aniquilar a otros seres de nuestra especie por motivos para nada trascendentales, que debemos advertirte, Visitante del Futuro. Y para ello, te traemos uno de esos cuadros que no dejan indiferente, por su crudeza y simbolismo: El Guernica.

01. EL GUERNICA

Este cuadro de Pablo Picasso representa el bombardeo de la ciudad de Guernica en abril de 1937 por la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, que combatían en favor de los sublevados contra el gobierno de la Segunda República Española durante la Guerra Civil, por cuenta propia y sin pedir ningún permiso ni notificarlo a Franco. La repercusión internacional de este hecho se debe a que es considerado el primer bombardeo de la historia contra población civil. Fue un ensayo de guerra totalitaria, ya que no hubo aviso para alarmar a la población, con oleadas de bombarderos con explosivos, bombas incendiarias, y aviones ligeros con ametralladoras. Guernica carecía de cualquier importancia militar o estratégica, y la vergonzosa razón de esta carnicería fue probar en fuego real los nuevos aviones y su armamento ante el avecinamiento de la Segunda Guerra Mundial. El 70% de los edificios de la ciudad fue totalmente destruido y el 20% gravemente dañados. Debido a las muchas manipulaciones históricas por parte de ambos bandos, las estimaciones actuales cifran los fallecidos en un rango que abarca de los 120 a los 7000 muertos.

Pablo Ruiz Picasso, fue un pintor y escultor español, creador, junto con Georges Braque y Juan Gris, del movimiento cubista. Considerado uno de los mayores artistas del siglo XX, participó desde la génesis en muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo.

El Guernica fue realizado por encargo del Gobierno de la República para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937  en París, con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena Guerra Civil. Su interpretación es objeto de polémica, pero su valor artístico está fuera de discusión. No sólo es considerado una de las obras más importantes del arte del siglo XX, sino que se ha convertido en un auténticoicono del siglo XX“, símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra inflige a los seres humanos.

A pesar de su título, no se observa nada en el cuadro que refleje el bombardeo en concreto. Ni siquiera habla de la Guerra Civil Española. Es más bien un cuadro simbólico. Picasso utilizó solo los colores blanco, negro y muchos grises para acentuar el dramatismo, y posiblemente para darle un aire cinematográfico. Técnicamente el Guernica tiene rasgos cubistas (reduce las formas naturales a formas geométricas, y representa simultáneamente varios planos en los rostros, como si los viésemos a la vez de frente y de perfil), pero también emplea el expresionismo en los gestos extremos de los personajes.

02. PICASSO DIJO

Contemplando la obra de derecha a izquierda puedes ver una mujer, gritando de dolor dentro de una casa que se derrumba y arde. Esta figura pudo estar inspirada en el cuadro de Goya Los fusilamientos del 3 de mayo, ya que hay una similitud entre las escenas de estas dos pinturas: ambas son actos de una brutalidad salvaje cometida contra gente inocente. A su izquierda dos mujeres más, la de la parte superior asoma por una ventana, tapando sus pechos desnudos, y porta en su mano una lámpara, la luz de la verdad, que ilumina los estragos producidos por la barbarie. La de la parte inferior sale de la casa arrastrándose en su agonía.

En el centro de la composición se encuentra el caballo, retorcido sobre sí mismo y mostrándonos una espuela; su boca abierta y su lengua-lanza demuestran su excitación ante los acontecimientos. Justo encima hay una bombilla dentro de una figura oval, como un sol encogido, que puede aludir al avance científico y electrónico. Pero al mismo tiempo su nombre bombilla simboliza una bomba como forma de destrucción masiva en las guerras modernas. Picasso también quiso representar la bombilla como el Dios que lo ve todo. Un poco a la izquierda una paloma, encarnando a la paz, agita las alas y clama al cielo desesperada. Bajo las patas del caballo yace el guerrero muerto, su mano todavía sujeta una espada rota y una flor como símbolo de un rayo de esperanza dentro de ese terrible escenario. Esperanza de que una nueva vida vendrá  a pesar de los atentos del hombre por destruirla. La delicadeza de la flor resalta el horror de esta caótica escena.

DETALLE ESPADA Y FLOR

DETALLE ESPADA Y FLOR

En el extremo izquierdo, un toro contempla la escena sorprendido y desconcertado. Picasso dijo que el toro significaba brutalidad y oscuridad. Al artista le encantaba la tradicional costumbre española de los toros como deporte por lo que lo incorporó a muchas de sus obras.  A su lado una visión terrible: una madre abrumada por el dolor lleva en sus brazos el cuerpecito de su hijo muerto mientras mira al cielo rota por el dolor y la pena (¿no te recuerda a otra imagen que hemos mostrado recientemente?)

Es un cuadro “sonoro”, los personajes gritan, gesticulan y mueren bajo las bombas ciegas que con todo acaban. La denuncia de la violencia es aquí intemporal y ha sido siempre utilizada como un canto contra la sinrazón de la destrucción y la muerte en cualquier guerra.

DETALLE MADRE Y TORO

DETALLE MADRE Y TORO

La pintura fue adquirida a Picasso por el Estado español en 1937. Debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial, el artista decidió que la pintura quedara bajo la custodia del MoMA de Nueva York hasta que finalizara el conflicto bélico. En 1958 Picasso renovó el préstamo del cuadro por tiempo indefinido, hasta que se restablecieran las libertades democráticas en España, regresando la obra finalmente a nuestro país en el año 1981. Hoy podemos disfrutar de ella en el Museo Reina Sofía en Madrid

Anuncios