ENERGÍA

Llevo ya un tiempo habitando la Isla de las Zorras y me he topado con un problema.

Puede que en principio parezca nimio, pero es un putadón como un piano de cola.

Shur Kaledian, tratando de encender un Marlboro.

Shur Kaledian, tratando de encender un Marlboro.

Se me están acabando las pilas.

Sí, niños y niñas del ciberespacio. En la Isla de las Zorras no disponemos de red eléctrica independiente.

En parte porque nuestro presupuesto no llega ni para dos metros de cable de los chinos.

En parte porque pretendemos conservar al máximo nuestro estilo de vida al margen de los poderes fácticos establecidos, que como ya sabéis, y nos cansamos en repetir, no funcionan.

Así que, ante la diatriba de pasar el resto de nuestra anodina existencia haciendo fuego con dos palitos y disfrutando de atardeceres chulos como único medio de entretenimiento, y poder enchufar todos los “paratos” que nos acompañan en nuestro día a día, la respuesta es clara:

FUENTES DE ENERGÍA ALTERNATIVAS.

Lo primero que hay que tener clarinete es que son caras de cojones.

Bueno, son caras en primera instancia, porque luego no hay que pagar el servicio, ni el alquiler, ni los impuestos, ni el coño de su puta madre para poder ver las pelis de George A. Romero en el salón de nuestro bungalow.

Parece un contrasentido, no?

Es que lo es.

Cualquier simio pajillero con menos luces que el salpicadero de un ENERGIA-RENOVABLESeat Panda se habría dado cuenta hace tiempo de que para un Estado sería mucho más rentable realizar una inversión de futuro en ese tipo de instalaciones.

Y ya son muchas las alternativas que existen.

Pero no.

Se continúa empecinadamente dependiendo (a sabiendas) de los combustibles fósiles y de las centrales obsoletas.

Porque son unos fósiles.

Y porque están obsoletos.

Y porque están cogidos por los huevos.

Tanto petroleras como empresas energéticas manejan el cotarro a su antojo desde hace más de un siglo, comprando y vendiendo gobiernos en todo el planeta como si trapicheasen con papelinas de mierda adulterada con azúcar glass.

Vamos por partes:

El motor “limpio” lleva siendo una realidad desde hace la hostia de años. Pero los fabricantes de automóviles han pasado como de comer mierda de desarrollar vehículos con ese tipo de tecnología. Ahora nos ha dado a todos con lo de la “conciencia ecológica”.

Y eso está mu bien. Pero.

Un coche eléctrico sigue necesitando de una fuente de electricidad de la que beber. Eso molaría, pero, hasta ahora, sólo una pequeña parte de lo que consumimos procede de energías renovables.

Y eso es mal.

En la década de los 70s, un españolito de mierda ideó un motor de tracción que funcionaba con… AGUA!

FUNCIONABA!!

CON AGUA!!

Arturo Estévez Varela.

Y no es el único. Los hay que funcionan mediante aire, mediante hidrógeno… En fin. Haberlos, haylos, pero no interesa.

Algunos pensarán “No está suficientemente probada su fiablidad”.

No habrá habido tiempo desde hace casi 50 años para implementar ese tipo de tecnología con tan solo el 2% del presupuesto que se han gastado Audi y Ferrari en I+D+I.

Pues eso. Queda claro que seguimos consumiendo gas y petróleo porque nos da la gana. O porque nos lo siguen imponiendo.

PASO II

Producción de electricidad.

Muchos, muchos, muchos de vosotros sabéis, al menos, 3 tipos de fuentes de energía limpias:

El sol, el aire y el agua.

Son de gratis.

Son infinitas.

Son viables.

Cuál es entonces el problema?

Bien, pues podríamos remontarnos hasta la fecha en la que Nikola Tesla estudió los beneficios de la corriente alterna frente a la continua. Y la preferencia de la White Westinghouse por el todopoderoso Thomas Alba Edison.

Pero no hace falta irse hasta tan atrás para darse cuenta de lo que está pasando.

Hasta hace menos de 4 años, en un diminuto país como es España, se apostaba por la energía limpia.

Y era una superpotencia mundial en la fabricación y desarrollo de este tipo de material.

Con un afán loable de ir soltando poco a poco la correa con la que las Energéticas controlaban los destinos y los precios de sus ciudadanos.

Pues ahora se penaliza su uso y su desarrollo.

Cojonudo, no?

Y luego te ponen anuncios en los medios de comunicación en los que te advierten que “sólo 19 de cada 52 € de tu factura de la luz se debe al consumo. El resto son impuestos, subvenciones y otros gastos”.

Vale.

En parte es cierto.

Sólo en parte.

No dicen que dentro de las “subvenciones” están los gastos derivados de la impulsión de las energías renovables. Que por cierto, muchas compañías se apresuraron a abrazar siguiendo la corriente “verde”. Tampoco te dicen la parte de esa factura que suponen los gastos fijos de alquiler, mantenimiento y renovación de contadores y tendido eléctrico, que es una pasta fija que ellos te cobran, independientemente de lo que consumas.

Mamones.

Molestaos un poquito en leer por ahí la cantidad de mierda que hay al respecto. Es realmente abrumadora.

Pero cuentan con que a Paqui, la de la carnicería, a Manolo, ellampara-plasma-esfera-rayos-22-cm-tesla-electricidad-idd_MLM-O-3158441125_092012 del bar de abajo, y a Nemesio Pariente, el cantaor, les sude un poquito el esfínter saber de dónde viene. Con que le den al botón y funcione, ya tienen suficiente. Y si sube el recibo de la luz, es porque los cabrones del gobierno nos roban a todos.

Pues bien, nosotros, en la sociedad utópica que estamos levantando con el sudor de nuestra ropa interior en la Isla de las Zorras queremos seguir pudiendo utilizar el aifon.

Y ya sea mediante paneles solares, molinos de viento, biomasa, energía geotérmica, oceánica o con un par de hamsters corriendo dentro de una ruedecilla, lo vamos a lograr.

Porque somos así de chulos y derramamos flow por donde quiera que pisamos.

NO NOS VAN A JODER EL INVENTO!

Anuncios