DAVID NEBREDA, EL ARTE O LA REPUGNANCIA

La definición de ARTE se conoce generalmente, como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, mediante la cual se expresan ideas o emociones de una visión general del mundo, mediante diversos recursos.

Pues bien, David Nebreda, lo hace a su forma. Para muchos su obra, resulta algo repugnante y del mal gusto y a otros, simplemente nos parece sublime.

Es cierto que algo no funciona en su cabeza, pero lejos de resignarse y asumir su naturaleza enferma, la explota hasta convertirla en ARTE. De no haber sido así, habría acabado muy probablemente en una habitación acolchada de un hospital para enfermos mentales. Podemos decir que David Nebreda es sin duda, una excepción del sistema en esta disciplina.

David Nebreda de Nicolás o DNN como firma su obra, es un fotógrafo madrileño nacido en 1952 (62 años) licenciado en Bellas Artes. En 1971 con 19 años y mientras estudiaba en la Facultad, le diagnosticaron Esquizofrenia Paranoide Crónica irreversible, lo que hacía que sufriera cuadros de pérdida total de la conciencia con otros de extrema lucidez. Tras pasar por varios psiquiátricos con graves trastornos mentales, decidió abandonar el tratamiento y encerrarse en su mundo de dolor y autodestrucción. Desde entonces malvive en un piso de apenas dos habitaciones en Madrid, dónde tiene su estudio, se niega a medicarse y rechaza la comunicación con el mundo exterior.

Desde hace más de 40 años practica la abstinencia sexual y se somete a severos castigos como ayunos que le mantienen en un estado de inanición, flagelación, cortes sangrantes, pinchazos, cosidos de la piel, quemaduras de diverso tipo, prácticas de agotamiento físico (como caminar incansablemente por el pasillo durante días), largos periodos de reclusión y silencio absoluto… y así es, como el desarrolla su obra, basándola en un proceso de definición de su personalidad a través de un exhibicionismo bizarro de los aspectos más oscuros de su propia realidad. Rechaza desde hace años mirarse en un espejo y sólo se concibe en estas imágenes de su propio dolor y frustración.

Si os gusta el arte tal y como lo conocéis, es decir, en lienzos o esculturas o fotografías que mantienen una línea moral de belleza o estética, desde luego os recomiendo no ver el trabajo de David Nebreda, a los que os atrevéis aquí tenéis parte de su obra. Disfrutadlo, si podéis.

DAVID NEBREDA1

“Espero que la fotografía resulte lo más elemental posible, David Nebreda de Nicolás lo hace, lo necesario, por su voluntad, en silencio”

“Mi propia realidad es bastante peor que las fotos”

David Nebreda

DAVID NEBREDA2

“La sangre me constituye. Los excrementos me manifiestan. El dolor demuestra. El silencio justifica. La comida tranquiliza. La madre mantiene. El orden, la luz y los tiempos delimitan…”

David Nebreda

DAVID NEBREDA3

“Poco antes de la primera presentación pública de mis fotografías, una persona recomendó, de forma sincera, destruirlas; después, otras dos personas han llorado ante ellas. Llorar ante una imagen, llorar en una exposición de fotografía. ¿Me comprende usted?”

David Nebreda

DAVID NEBREDA4

“Hay un método de diagnóstico psiquiátrico que diferencia a la neurosis de la psicosis por el grado de culpa con que se realizan estos rituales. Cuanto menor es la idea de culpa o el esfuerzo de evitarlos, más se deteriora la norma y se tiende a la psicosis. (…) He escrito en otra parte que el ritual, el procedimiento proporciona al esquizofrénico una ayuda inapreciable en los peores momentos.”

David Nebreda

DAVID NEBREDA5

“No soy un masoquista ni un fotógrafo de heridas.”

David Nebreda

DAVID NEBREDA6

DAVID NEBREDA7

DAVID NEBREDA8

*En su fotografía “Pecho y manos quemadas” aparece una nota en la que David Nebreda dice:

“Ha sido necesario volver a quemarse el pecho

Queda poco tiempo para ciclo – Las manos se queman todo los días”

Hoy 2 de octubre de 1990

DAVID NEBREDA9

DAVID NEBREDA10

“Yo soy un hecho histórico, con o sin el consentimiento de la historia. Y la vergüenza será para ella si hay que cambiar la primera frase por la última.”

David Nebreda

Anuncios