UN MAR DE LECHE

¿Qué pasaría si buena parte de la población quedara ciega de repente? ¿Y si esa enfermedad fuera altamente contagiosa? ¿Cómo cambiaría el mundo si todos quedáramos ciegos… excepto una persona?

01. CITA ENSAYO SOBRE LA CEGUERA

Supongo que todos a los que nos gusta leer, tenemos un título en la mente que nos cambió por dentro para ver las cosas de otra manera ahí afuera. Da igual qué libro sea, Visitante del Futuro, el caso es que sea uno que te remueva la conciencia y te haga despertar. Y te entren unas ganas irrefrenables de salvar lo poco que queda de la humanidad que valga la pena. Por eso el libro que voy a mostrarte hoy, fue una de las razones por las que solicité el ingreso en la Sociedad Supersecreta: Ensayo sobre la Ceguera, de José Saramago.

No es que nos guste demasiado hablar aquí de premios Nobel (1998 – de Literatura), pero hay autores que están por encima de todo, que tocan con su varita mágica a quien los lee, incluidos los prestigiosos jurados de prestigiosos galardones. Y José Saramago (1922-2010) era uno de ellos. Fue escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo, y de él se decía que era capaz de volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía. Escéptico e intelectual mantuvo una postura ética y estética por encima de partidismos políticos, y comprometido con el género humano. Una controvertida visión de la historia y de la cultura, son el punto crucial de sus obras, y muchas están consideradas por los críticos de todo el mundo de las más importantes de la literatura contemporánea.

02. PORTADA

Ensayo sobre la ceguera es la décima novela del escritor, publicada en 1995. No es un ensayo, pero tampoco es una novela; es un híbrido de ambos géneros que, fusionados, multiplican sus cualidades. Uno de los recursos estilísticos más destacados es la omisión de los nombres propios de los protagonistas; así, los personajes son simplemente ‘la esposa del médico’, ‘la niña con los lentes oscuros’ o ‘el ladrón de coches’. En el plano formal, nos encontramos con una técnica que consiste en la construcción de estructuras sintácticas muy complejas, creando oraciones que son auténticos párrafos y párrafos que superan la página de extensión. Para ello, abusa de la subordinación y fuerza la puntuación, utilizando comas en vez de puntos, y evitando separar los diálogos, delimitados sólo por comas y encabezados con mayúscula.

En 2008 el director de cine Fernando Meirelles llevó a la gran pantalla esta historia, Blindness (Ceguera) , sin demasiado éxito de crítica y de taquilla. Quizá porque es más efectivo abrir conciencias desde la lectura, quizá porque no es fácil expresar con imágenes lo que Saramago nos quiso relatar.

 

Un hombre parado ante un semáforo en rojo se queda ciego súbitamente. Es el primer caso de una ceguera blanca que se expande de manera fulminante entre la población de una ciudad. Alertados por el peligro y el miedo al contagio, los ciegos serán recluidos, internados en cuarentena y separados del resto de la población que paulatinamente irá cediendo a la enfermedad. En la lucha por sobrevivir en este nuevo mundo inundado por una espesa luz blanca y el caos, las personas olvidaran los principios éticos y morales para convertirse en seres crueles, egoístas y mezquinos, creando una sociedad dominada por el pánico que no duda en sobrevivir a costa de la vida de otros. Saramago utiliza la ceguera física de sus personajes ficticios para hablar de la invidencia mental de las personas reales. El individualismo, la insolidaridad y la corrupción moral en el que se ven sumidos los ciegos en su destierro forzoso son, en verdad, el diagnóstico que hace el escritor luso de la sociedad occidental contemporánea. Sus miserias son las nuestras, porque nosotros, teniendo la facultad de ver, nos hemos ido quedando ciegos.

03. JOSÉ SARAMAGO

La trama sigue los pasos de la mujer del médico. Ella es la única persona no afectada por la ceguera y, empujada por el amor, sigue los pasos de su marido hasta el confinamiento al que son llevados los enfermos. Allí se ve moralmente obligada a hacerse cargo del bienestar de las personas con las que coincide, aceptando la responsabilidad de guiar a los que no ven. Sus primeros actos nacen de su bondad, de su altruismo, pero a medida que la situación en el edificio empeora, lo que al principio eran actos de nobleza más tarde se convierten en obligaciones, llegando a verse superada por algunas circunstancias. Aun así, cumplirá muy notablemente con la carga de ser la única que puede ver en un mundo de ciegos. Es una invitación al lector, al individuo, para que reaccione, se quite las vendas y mire a los ojos a la realidad, pues el mundo actual no necesita grandes héroes como los de antaño, sino pequeñas heroínas como la esposa del médico, personas anónimas que aporten su granito de arena en mejorar su vida y la de su entorno. Ensayo sobre la ceguera es la ficción de un autor que nos alerta sobre la responsabilidad de tener ojos cuando otros los perdieron.

El dramatismo y la crueldad van in crescendo hasta el final de la obra, que termina con un grito de esperanza. Si tienes un alma sensible, éste no es tu libro, pues las diferentes situaciones que se describen son asfixiantes, y una congoja permanente se aloja en tu cabeza durante su lectura, e incluso mucho tiempo después. Ahora bien, si tienes en tu interior esa vocecilla impertinente que te dice que algo va mal en este mundo que vivimos, no puedes dejar de leerlo. Sentirás al final que tu ceguera va desapareciendo, y no volverás a ver nunca más la realidad como antes.

Anuncios