HOW STRANGE, INNOCENCE

Demasiadas cosas que decir y pocas ganas. Buscamos incentivos, para nuestras actividades. Cuantas horas pasamos sin nada que hacer, o sin ganas de hacer nada teniendo que hacer. Siempre hay un paso más dicen… con música todo entra mejor.

Muchas veces tratamos de buscar música enérgica, pero no siempre estimulante. La música es más que un acompañamiento a nuestras actividades, es una atmósfera fundamental para la vida, por eso en ciertos momentos, conviene permanecer en silencio, luz tenue y disfrutar del placer de su escucha silenciada con el presionar del teclado de un simple ordenador. Y digo simple porque tras hacer volar la imaginación a lugares cuanto menos extraños, un ordenador no parece más que un complemento corriente de nuestra vida.

How Strange, Innocence es el primer disco de estudio de la banda de post-rock Explosions in the sky. Tras su formación en 1999, no tardaron en lanzar este trabajado disco, como si lo tuvieran preparado. Cuesta creer que estas canciones se prepararen en tan poco tiempo. También cuesta creer que el Explosions in the sky actual haya perdido ese sonido y capacidad creadora que dieron lugar a este disco. No es que hayan cambiado mucho, porque actualmente suenan muy parecido, pero la atmósfera no es lo misma. Si antes era noche cerrada llena de estrellas, ahora han surgido los primeros indicios de contaminación. No sé si seré muy sensacionalista, en cuanto a los primeros discos. Pero considero, en muchos de los casos, que son los mejores trabajos de las bandas. No de todas, obviamente, pero sí de muchas. Los primeros discos son como el sonido puro de la banda, sin alterar por ninguna circunstancia de fama, de moda, de cambios estructurales en las formaciones. Es cierto que muchos grupos llegan a un periodo de madurez, dónde llegan al máximo desarrollo de su sonido, pero no siempre es el máximo desarrollo lo que queremos oir. Aún así, sus posteriores trabajos, Those Who Tell the Truth Shall Die, Those Who Tell the Truth Shall Live Forever; The Earth is not a Cold Dead Place; All of a Sudden I Miss Everyone; Take Care, Take Care, Take Care son grandes discos pero, en mi opinión, nada comparables a éste.

A song for our fathers”, crea un ambiente relajado, que se va “animando” a medida que avanza la canción, ritmo lento y sonido tenue, pobre en instrumentación. Un crescendo continuo hacia el ecuador de la canción, poco a poco nos aclimata a lo siguiente. Una canción muy bien tratada, con un bajo muy recurrente y repetitivo, arañado por patrones de guitarra poco variados. Digamos que hay poco que decir y mucho que ExplosionsInTheSky_WebsterHallescuchar. “Snow and lights” trae un ritmo mucho más intenso  inicialmente, que pronto disminuye hasta ser casi inexistente, para luego volver a intensificarse, en torno a la mitad de la ecuación. Es difícil separar este disco en canciones, debido a que es un todo, una entidad muy difícil de fragmentar. Resulta raro escuchar una canción sin la siguiente, de hecho muchos de los grupos con los que Explosions in the sky comparte género como Do Make Say Think y Godspeed You! Black Emperor realizan cortes muchísimo más largos en sus álbumes. Y si, pese a que los propios Explosions in the sky se definan como pop, su punto de vista está sumamente distorsionado. Post – rock es Post – rock lo mires por dónde lo mires, claro que la música de Don Caballero es distinta a la de God is an Astronaut, pero en todos los géneros hay una parte comercial y otra no. En el post – rock les ha tocado a Mogwai y a Explosions in the sky, pero a diferencia de otros géneros, la popularidad no desdice.

Íbamos por “Magic Hours”, para mí, la mejor canción del álbum junto con “Time stops” y a “Song for our Fathers”. Si por algo está marcado este disco aparte de por sus las largas intros, es por las no tan excesivas distorsiones, que desaparecen durante tiempos muy prolongados en “Look into the air” y “Glittering Blackness”, que aparecen antes de llegar a la tranquila “Time stops”. “Remember me as a time of day” cierra el disco, con una tranquilidad manifiesta y un tono mucho más bajo y relajado, más si cabe, que las anteriores.

Si hay algo que alegar a este disco, es que tras las largas intros in crescendo cuando se produce el auge, la explosión, lo que podríamos llamar el estribillo; el volumen de grabación disminuye ligeramente para no sobresaltarnos sobremanera con tanta potencia. En mi opinión este salto no debería de existir, para sacar a relucir la verdadera potencia y turbidez de sonido que en ese momento se alcanza, dándole un toque mucho más característico y rico en variedad.

Resulta curioso cómo sin decir una palabra se puede llegar tan adentro, las horas vuelan escuchando este disco que veces y veces he escuchado a lo largo de mi cada vez más larga vida. Espero escucharlo muchas veces más, porque a cada escucha aparece algo nuevo, un matíz, algún giro inesperado del ritmo que nunca antes nos había llamado la atención, cualquier cosa. Discos redondos, para culminar momentos redondos, que nos ayudan a cuadrar el círculo de nuestra existencia.

Tracklist:

“A Song for Our Fathers” – 5:42

“Snow and Lights” – 8:17

“Magic Hours” – 8:29

“Look into the Air” – 5:30

“Glittering Blackness” – 5:30

“Time Stops” – 9:55

“Remember Me as a Time of Day” – 5:27

Anuncios