LAS FRANQUICIAS HOSTELERAS

Las Franquicias Hosteleras no son cafeterías. Son como cuchillas de afeitar, que se hacen en serie y en laboratorios, para que nadie pille el SIDA afeitándose.

Estimado Visitante del Futuro, si quieres mantener vivo el espíritu de tu pueblo nunca permitas que se abra una Franquicia Hostelera. Los establecimientos que se llaman “Pastelería Bollito y Miga” deberían estar contemplados en la convención de Ginebra como crimen de guerra, y sus dueños deberían ser apartados de la sociedad y recluidos en una isla desierta con Tony Ronald.

Luis Morcillas, el tío mas hipster de la cafetería.

Luis Morcillas, el tío mas hipster de la cafetería.

La gente que va a Franquicias Hosteleras son unos tiñalpas de medio pelo que sacrifican el buen gusto de un croissan hecho por un pastelero que parece Maguila el Gorila, en un horno a las 6 de la mañana, a cambio de una pasta fermentada en un sótano, a la que le dan un brochazo de almíbar en el lomo para que parezca el pecho de Massiel después de haber dormido la resaca en una sauna.

Las Franquicias hosteleras tienen mesas de mármol con las patas de hierro, que eso es una cosa que da mucho frío en invierno, es incómoda en verano, y una asquerosidad estética en cualquier época del año.

El famoso escritor y filósofo Marcell Deux Chapignons, escribió en su obra: “Me voy a cagar en la mierda esta” una reflexión erudita sobre este tipo de ornamentos:

Me agaché a verle las bragas, y de la que me levanto, me abrí la cabeza con el jodido mármol”.

Los camareros de las Franquicias Hosteleras llevan todos

El rebaño reunido comiendo cosas hechas con cera de oreja.

El rebaño reunido comiendo cosas hechas con cera de oreja.

un mandil de colores que es mas feo que enviar a la abuela a por vino, y que a ellas les tapa las tetas y a ellos les hace parecer strippers de una barra americana para homosexuales amantes de latex.

Además son como zombis, que andan con la mirada perdida en el vacío, pensando si les han pedido el café con “Moka”, “Virutas de chocolate” o “Topping de caramelo”, que es algo que destrozaría el cerebro de cualquiera y que sirve como excusa ante el juez cuando asesinas a tu jefe con una grapadora industrial.

Las Franquicias de Hostelería son un invento del Gobierno en las Sombras para que los obreros no se revolucionen.

Un Terrorista podría desarrollar un atentado perfecto en la “Tasca Benito”, pero jamás podría tramar el asesinato de un Presidente del Gobierno en “Los Cien Montaditos”:

–       Debemos acabar con este fascismo opresor de una     vez por todas.

–       Tienes razón, pídeme un Té de Cardamomo.

–       ¿Quieres unas pastas?

–       ¿Con trocitos de piñon caramelizado?

–       ¡Estupendo!

Nadie puede ser tomado en serio si acude a estos establecimientos.

Nadie puede ser tomado en serio si acude a estos establecimientos.

Cuando en un alarde de valentía una Franquicia de Hostelería se anima a poner una tapa con la consumición, siempre son tapas hechas en serie, como los coches, fritas en el mismo aceite y empanadas por niños chinos de seis años que tienen escondidos en el sótano y que les pegan con zapatillas de suela de goma, que son las que mas duelen, para que empanen mas rápido.

En las Franquicias de Hostelería lo empanan todo, para que parezca más bonito. Palos de merluza, palos de cangrejo, los palos de las patas de las mesas… Hay Franquicias en las que hasta el cocinero parece empanado de la mierda que lleva encima.

Hay dos tipos de Franquicias de Hostelería, las que van de guays y sirven a clientes guays con gafas de pasta e iPad y las que hacen alitas de pollo con cadáveres de mandriles muertos en la bodega del avión cuando estaban traficando con ellos.

Se distinguen porque en las primeras ves a niños desperraos (Sin una perra, vamos), que decoran su escasez económica yendo a estos sitios para parecer que son algo en la vida y que papá no les paga la factura de Vomistar. Y en las segundas ves ecuatorianos bajitos que comían mandriles de pequeños en el Amazonas y añoran el sabor.

Como en estos sitios todo el mundo grita como un rorcual en celo no puedes mantener una conversación ni usando un megáfono de los antidisturbios de Elgoibar. Lo cual es una pena, porque acabas follando en los baños con cualquier cosa, y eso es malo para la salud, sobre todo si la “Cosa” es de Portugal y tiene bigote.

Así que, Visitante del futuro, mantén tu Mundo Perfecto limpio de estos establecimientos, y tus hijos crecerán fuertes y sanos y no tendrán que soportar a Lory Money.

Y si lo intentan… Mátalos antes de que pongan huevos.

Anuncios