JACK EL DESTRIPADOR IV (¿La primera víctima?)

“Hablen con James Hilton, él puede reconocerme”.

Obviamente el texto no es literal. Nadie sabrá jamás qué dijo exactamente Annie Crook antes de que le taladraran el cerebro en el Sanatorio mental de Guy.

En los expedientes del centro consta que, antes de ser intervenida por en una trepanaciónAnnie Elizabeth Crook solicita la presencia de su vecino, James Hilton, para que dé Fe de que no está loca y que tiene una hija y un amante que se parece, muchísimo, a un personaje de la realeza.

En 1887 las mujeres no tenían derecho a Voto, por lo que el estudio censal de la zona no puede dar datos sobre la existencia real de Annie Crook.

Sin embargo, sí deja constancia de que su vecino se llamaba James Hilton.

A finales de 1889 el inspector Frederick Abberline, tras su “fallida” investigación del caso del Asesino de Whitechappel, se hallaba inmerso en una “delicada” misión. En el nº 19 de Cleveland Street la policía sospechaba de la existencia de un burdel masculino, donde los hombres podían dar rienda suelta a su homosexualidad a cambio de dinero, o favores.

Los agentes sabían perfectamente que se la estaban

Príncipe Albert Victor, duque de Clarence y con mas pluma que el almohadón de Calimero.

Príncipe Albert Victor, duque de Clarence y presunto bisexual.

jugando y, si hacemos caso a las versiones oficiales, Fred Abberline más que ninguno, ya que uno de los clientes habituales del local no era otro que el consignado en los documentos oficiales como: P.A.V.

El Príncipe Alberto Victor. Futuro heredero de la Corona Británica.

Durante uno de los turnos de guardia Abberline toma declaración al dependiente de la confitería situada justo enfrente del prostíbulo y el dependiente canta por soleares.

–       ¿Conoce a este hombre?

–       Claro que sí, es el tipo que acudía al burdel de enfrente y que finalmente se casó con Annie Crook.

–       ¿Annie Crook?

–       Sí, ella trabajaba aquí por aquel entonces.

A Abberline le salta el pistón hidráulico y comienza a encajar piezas.

Annie Elizabeth Crook. ¿La primera víctima de una conjura?

Annie Elizabeth Crook. ¿La primera víctima de una conjura?

Annie Elizabeth Crook. En realidad fue empleada de la confitería. De hecho había conocido al Príncipe Albert por medio de Walter Sickert, pintor de la época y que jugará un papel muy importante en el desarrollo de los crímenes de Whitechappel. La mujer y Albert comienzan una relación sentimental oculta en la cual la Crook deja su empleo como dependienta y comienza a vivir con su amante, mantenida por éste, siempre bajo la ilusión de que el Heredero no es más que un pintor de cierto renombre.

Durante un tiempo son felices y mantienen su amor en secreto. Hasta el momento en que Annie se queda embarazada.

La recién nacida es inscrita en el registro del Condado de Middlesex con el nombre de Alice Margaret. Sin que en el registro inicial conste nombre del padre ni la menor mención al mismo.

Tras esto las cosas se precipitan. Annie quiere estar más tiempo con su marido y éste, el Príncipe, comienza a desatender sus obligaciones palaciegas para atender las demandas de su amante.

Cuando están juntos contratan a una niñera, Mary Ann Nichols, para que les ayude con la pequeña Alice.

Durante uno de los paseos de Mary con la niña, ésta se

Guy´s Hospital

Guy´s Hospital

encuentra al verdadero Walter Sickert, a la sazón conocedor del entramado de mentiras que ha entretejido Albert para mantener a salvo su relación. El pintor acompaña a la joven hasta que, a la altura de Maple Street, muy cerca de su estudio de pintura (lugar donde se reunían los amantes), se encuentran con un altercado callejero. Inmediatamente Walter reconoce a los personajes que están montando el espectáculo. Son Policías encubiertos.

Corre hacia su estudio, no en vano está dando cobijo al futuro rey de Inglaterra y a su amante, madre de un heredero bastardo. Cuando llega, lo inevitable ya ha ocurrido.

Los Servicios Secretos de la Corona se han llevado a Albert y a Annie Crook.

Sir William Gull.

Sir William Gull.

La joven es internada, como consta en los archivos, en el Sanatorio Mental de Guy´s. Lugar donde, curiosamente, el (Futuro) Médico de la Reina, Sir William Gull era el médico supervisor, y donde éste realizaba sus investigaciones sobre la demencia.

Albert es interrogado. Y Albert, como cualquier noble que se precie, desembucha a las primeras de cambio, como un campeón. Sabedor de que su imagen permanecerá incólume mientras que su abuela La Reina Victoria, se hará cargo de la situación.

Hay que eliminar la amenaza desde la raíz. El Imperio Británico podría verse comprometido por culpa de una prostituta de Whitechappel y su hija bastarda.

INTERLUDIO:

Mary Anne Kelly leva acarreando a la hija de su amiga por las calles del East End desde hace 3 meses.

Lo que conlleva un elevado gasto y la imposibilidad de ejercer el oficio más antiguo del mundo para ganarse el pan.

Mary Anne es puta, pero no es tonta. Ha sumado dos y dos.

Walter Sickert recibe la visita de la Nichols, la cual deja a la niña a su cuidado. Lo que, en la situación de Sickert (homosexual y casado con su esposa), le acarrea un problema bastante grave, que resuelve llevando a la niña con sus abuelos maternos. Momento en el que el vacío en el espacio que corresponde al padre de Alice es rellenado con el nombre de su abuelo: William Crook.

Mary Anne ha perdido muchísimo dinero y debe pagar el alojamiento y la “Cuota de protección” de la banda de Old Nichol. Y, al igual que ella, sus compañeras de labores: Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly.

La chica ha sumado dos y dos. Y le ha dado cuatro.

Su envite a Walter Sickert ha dado resultado, el artista, sin protestar, se hizo cargo de la niña. ¿Por qué razón no se va a hacer cargo de proteger a su amigo el Príncipe Albert de una historia que podría hacer tambalear los cimientos de Palacio?

(Fin del interludio)

En su estudio de trabajo, el pintor Walter Sickert, lee una vez más la carta firmada por Mary Anne, en la que le pide 10 Libras a cambio de su silencio.

El artista, como todos los artistas del mundo, excepto los que no son artistas si no marionetas, no tiene ni un centavo. De modo que, fiel a su amistad con el Príncipe, decide poner tan estrambótica historia en conocimiento de la madre de éste. La princesa Alexandra, la cual, nunca bien vista por la corona, decide poner en conocimiento de la Reina estos hechos.

Es en este mismo momento cuando los datos contrastados desaparecen.

Playmobil, siempre dispuesto a echar una mano a la historia.

Playmobil, siempre dispuesto a echar una mano a la historia.

Annie Crook es sometida a una trepanación en el Hospital de Guy´s. Debido, según el Dr. Gull a un exceso de yodo en sus tiroides, que la convertía en una mujer de carácter cretinoide.

El Dr. William Gull deja su trabajo en el Hospital debido a una afección cardíaca.

Walter Sickert desaparece de la escena pública.

Jack, ya se ha cobrado su primera víctima.

P.S: Tras el escándalo del burdel de Cleveland Street el inspector Abberline “abandona” el cuerpo de policía. A cambio recibe una jubilación excesivamente alta para su época y puesto, y una lujosa casa en Bord-nemouth.

Anuncios