JACK EL DESTRIPADOR VI (Walter Sickert)

Si te digo que “La habitación de Jack el Destripador” existe, y es real… ¿Cómo te quedas?

La habitación de Jack el Destripador. Walter Sickert

La habitación de Jack el Destripador.
Walter Sickert

Es cierto. La pintura, datada entre 1906- 1907 es obra del artista Walter Sicket. Un representante del impresionismo mas sombrío, coetáneo de los Crímenes de Whitechappel y, Oh! Sorpresa!, sospechoso de ser Jack El Destripador.

En 1907, Sickert comienza a explotar una vertiente artística oscura, intimista y con unas obras excesivamente impersonales.

Su obra “El Crimen de Candem”, hace referencia al “presunto” asesinato de una mujer a manos de su pareja. En el lienzo podemos ver un hombre, sentado en el borde de la cama, con la cara cubierta por sus manos y, a su espalda, una mujer… ¿Dormida?.

Según el propio Sickert, la obra se debería presentar en las galerías con el sobrenombre “¿Qué hemos de hacer para pagar el alquiler?”, lo que da una pincelada trágica al significado final de la pintura.

La figura de Sickert corresponde, en realidad, a la de un

El crimen de Candem. Walter Sickert.

El crimen de Candem.
Walter Sickert.

auténtico Att Whore. A día de hoy pocas personas creen que en realidad fuera el asesino de Whitechappel, pero determinados comentarios y el énfasis puesto en los mismos no descartan que, o bien lo conocía, o disponía de determinada información, digamos… sugerente.

Según los testimonios de la época, Walter basa la historia del cuadro deLa Habitación de Jack” en el hecho de que, según la casera de la habitación que ocupaba, el anterior inquilino había sido el mismo Jack. Hecho discutible, pero que da que pensar, cuando en determinadas fiestas y convenciones de célebres personajes de la época hacía gala de conocer la identidad del Destripador.

Estos hechos, de por sí aislados, podrían tomarse como inventados por el propio Sickert, hasta que nos enteramos que fue uno de los personajes investigados en el asunto del Burdel Masculino de Cleveland Street, y que, siempre según testimonios que Scotland Yard no ha desclasificado, sería el culpable de haber presentado a Anne Croock al Príncipe Albert, cuya relación sentimental sería el detonante de los crímenes de Whitechappel y que, curiosamente, estaba tutelado por el propio Sickert, a petición de su madre, La Princesa Alejandra.

NPG x6590,Walter Richard Sickert,by George Charles BeresfordDe hecho (tambores, por favor), el pintor del “Crimen de Candemacaba casándose con Alice Margaret Crook, hija de la infortunada (y presunta) amante del Príncipe. Lo que le mete de cabeza en la conspiración de un Asesino Real.

La personalidad ambigua (en todos los aspectos) de Walter Sickert, no le otorgan el perfil de un homicida en serie, sin en cambio sí responde al papel de “Reindfield” de un asesino.

Me explico. Si bien en la mayoría de los homicidas en serie prima una especie de expresión artística mal expresada (y nunca mejor dicho), es bastante improbable que un personaje con una “sensibilidad artística” como la de nuestro protagonista de hoy cometa determinado tipo de crímenes, como los perpetrados en el “Otoño del Terror”.

Lo que, dada la obsesión de Sickert con el destripador, y su

Un tipo poco morboso, el Sr. Sickert

Un tipo poco morboso, el Sr. Sickert

extraña relación con alguna de las víctimas y sospechosos, puede llevarnos a pensar que no fuera el asesino en sí, pero sí que oficiara como ayudante realizando servicios como cochero y asistente.

Una vez más nos acercamos, quizá demasiado, a la figura brutalmente oscura que nos da la espalda desde el cuadro de Walter.

Una figura oscura y emborronada, gruesa, que parece intentar quitar las ganas al espectador de acercarse demasiado y darle la vuelta para descubrir quién fue en realidad.

Dihn JESEE

Dihn JESEE

Anuncios