WILLOW

Mi nombre es Dinh Willow Ufgood, y voy a contarte por qué me hice famoso, contra todo pronóstico salvé el mundo, y me reclutaron en la Sociedad Supersecreta…

20410005

Llueve tras los cristales del Scriptorium, y el tiempo parece detenerse para los hermanos Dinh. Incluso el maestro Berengario, el bibliotecario, parece soñoliento esta tarde. Miro distraído por los ventanales, y mientras jugueteo con la pluma entre mis dedos, vienen a mi memoria los tiempos de aventuras. Recuerdo que llovía, aunque poco importa ese pequeño detalle… Aquel aciago día, algo de valor y un simple truco de prestidigitador me ayudaron a salvar el mundo. Bueno, un poco de apoyo exterior tampoco vino mal, pero no voy a quitarme méritos.

George Lucas

George Lucas

Me he decidido a contar mi historia, porque sé que andan diciendo por ahí que soy un personaje de ficción, inventado por un tal George Lucas, que a su vez habría copiado la idea de un escritor llamado J.R.R. Tolkientodo mentiras. Mis hazañas son muy anteriores a la historia El señor de los Anillos, y seguramente el protagonista de la misma, sea una burda copia de mi persona, más cobarde y más feo, por supuesto. Además, a Frodo le movía el sentido de la responsabilidad, y a mí, lo que siempre me impulsó, fue el amor…

Y, claro, como se supone que me inventó el tal Lucas, ayudado por un tipo llamado Ron Howard, hay quien encuentra similitudes entre mi historia y su saga más famosa, Star Wars, comparando al mismísimo General Kael (el del casco en forma de calavera, pero os hablaré de él más tarde), con el malvado Darth Vader. Y todo porque el actor que encarnaba a un Ewock en Star Wars, fue el mismo que hizo de mí mismo(Warwick Davis). Una sarta de tonterías.

En todo caso, le debo mucho a George Lucas, porque mi nombre fue conocido a nivel mundial y mi leyenda ya es imperecedera. A pesar de que las críticas y la taquilla no se portaron bien con él, la película se convirtió en objeto de culto para una generación de humanos que supieron reconocer lo bueno. ¿Sabéis que los efectos visuales de esta cinta fueron totalmente innovadores, ya que se utilizó por primera vez la técnica del morphing? Y eso que era el año 1988

En fin, os voy a contar mi VERDADERA historia. Y si os gusta, os recomiendo que después, veáis la película.

Pertenezco a la raza Nelwyn, un pueblo del reino de Tir Asleen. Los Nelwyns somos bajitos y vivimos apartados de los Daikini (humanos o gigantes). Cuando comenzó la gran historia de mis hazañas, tan sólo era un granjero, simple candidato a aprendiz de mago, aunque no se me daban mal los trucos de ilusionista. Mi número más famoso consistía en hacer desaparecer un cerdo delante de la vista de todos… siempre que el cerdo no saliera corriendo de debajo de mi mesa, claro.

Bavmorda

Bavmorda

Allá por el año 1342, gobernaba la malvada reina Bavmorda, una hechicera del mal y de la oscuridad. Desde el castillo de Nockmaar, junto a las huestes del General Kael y su bellísima hija Sorsha, tenía atemorizados a todos los habitantes del reino. Se decía que existía una profecía según la cual una niña, con una marca en el brazo, nacería para acabar con su reino de terror, y que la Reina estaba encarcelando a toda mujer embarazada. Pero todo eso eran historias lejanas y ajenas a la pacífica existencia de mi pueblo.

Así fue cómo, durante la Fiesta de la Primavera, un acontecimiento cambiaría mi destino y el de todo el reino. En la víspera de aquel fatídico día, mientras trabajaba mis campos, mis hijos encontraron en el lecho del río a la pequeña Elora Danan, una preciosa bebé Daikini, a la que mi esposa Kiaya y yo estuvimos a punto de adoptar. Pero durante la celebración, los perros de Bavmorda atacaron nuestra aldea buscando un bebé. El Consejo decidió que un grupo de Nelwyns llevaríamos a la niña hasta la Encrucijada Daikini, para entregarla a quien quisiera hacerse cargo de ella.

Madmartigan y Sorsha

Madmartigan y Sorsha

El momento en que llegamos allí, fue probablemente uno de los más importantes de mi vida. En aquella encrucijada conocí a Madmartigan. Estaba colgado dentro de una jaula de tortura, condenado por saqueador, y despreciado por el ejército de Galladorn, a pesar de jurarnos que era un caballero. Era insolente, maleducado y no hacía otra cosa que insultarnos llamándonos Pecks, no obstante ser su única oportunidad de salir de allí. Pero con diversas artimañas consiguió convencernos de que lo liberáramos y le entregáramos a la pequeña Elora, prometiendo cuidarla como a su propia hija. Así fue cómo, aun desconfiando de aquel supuesto guerrero, retomamos el camino a casa… por poco tiempo. Pronto vimos a Elora volando en las garras de un pajarraco.

¡¡¡La habían secuestrado!!!

Mi encuentro con Cherlindrea

Mi encuentro con Cherlindrea

No nos quedó más remedio que continuar la aventura corriendo tras ella, hasta que llegamos al bosque, donde conocimos al hada Cherlindrea, su reina. Fue ella quien me encomendó una arriesgada misión: había sido elegido como guardián y protector de la niña. Debía encontrar a la hechicera Fin Raziel, la única con el poder suficiente para vencer a la reina Bavmorda, y entregarle la varita mágica que destruiría el gobierno del mal.

Franjean y Rool

Me dirigí en busca de Fin Raziel con la única compañía de mi querida Elora, y los Brownies Franjean y Rool, dos duendes despistados y cabezotas, que estaban al servicio de Cherlindrea. Poco más tarde se nos unió nuevamente Madmartigan, demostrando su valor y coraje durante el trayecto, que estuvo plagado de peligros y enfrentamientos con las tropas del General Kael. Supongo que me equivoqué al juzgar tan rápido a aquel hombre, ya que, aunque pendenciero y arrogante, siempre se mostró cariñoso con la pequeña, y decidido a que nuestra gesta acabara bien.

Corrimos mil aventuras, algunas muy divertidas. Madmartigan se enamoró de Sorsha por culpa de un filtro de amor. Peleamos en una batalla de nieve. Descubrimos que los habitantes del castillo Tir Asleen habían sido convertidos en hielo, y que había sido invadido por Trolls. Convertí, sin querer, a un Troll en un monstruo de dos cabezas, al que tuvo que enfrentarse nuestro guerrero… y todo esto con una hechicera hechizada, Fin Raziel, ya que Bavmorda la había convertido en ardilla.

Eborsisk, el monstruo de dos cabezas

Eborsisk, el monstruo de dos cabezas

Al final, nos robaron a la niña, pero conseguimos el apoyo del ejército de Galladorn, y de la propia Sorsha, que se había enamorado de Madmartigan, y además estaba harta de la tiranía de su madre. Sitiamos el castillo de Nockmaar, y conseguí tras varios fracasos, devolver su forma humana a Fin Raziel.

¡¡¡Por fin sabía hacer magia!!!

General Kael

General Kael

¡¡¡Magia de verdad!!!

Fuimos convertidos en cerdos, pero Fin Raziel nos liberó del encanto y tras un truco, logramos penetrar al castillo, donde hubo una cruel batalla que se llevó a algunos amigos… Mientras Madmartigan y Sorsha derrotaban a Kael, mi estimada hechicera y yo subimos a la torre para tratar de evitar que Bavmorda sacrificara a Elora. Es difícil de creer, pero después de una lucha de varitas entre ellas, logré salvar a la niña con mi viejo truco del cerdo…

¡¡¡Jajaja!!!

¡¡¡Engañé a Bavmorda, y quedó atrapada en su propio hechizo!!!

Madmartigan y Sorsha, como nuevos Reyes de Tir Asleen, adoptaron a la princesa Elora Danan. Fin Raziel me regaló mi libro de hechizos. Y volví a casa… fui recibido como un héroe en mi aldea, pero lo mejor de todo fue abrazar de nuevo a mi esposa y mis hijos. No hay nada más poderoso en el universo, que el amor. Estoy seguro de que no lo hubiera conseguido sin él.

Vaya, ya ha anochecido y no queda nadie en el Scriptorium de la Sociedad Supersecreta… será mejor que me retire. Mañana seguiremos salvando el mundo. Esta vez, de la ignorancia y la alienación de los humanos del siglo XXI.

Hasta la vista…

Anuncios