LA GENTE QUE HACE MACRAMÉ

hay que tener el alma muy negra para ofender así a Dios.

hay que tener el alma muy negra para ofender así a Dios.

La gente que hace Cupcakes son hipster con tarita mental, porque eso son “las mardalenas pa´merendar” de la Bella Easo de toda la vida de Dios, pero laminadas con una capa de PVC de colores, que lo mismo le clavas un pollito de peluche que una cerámica etrusca, porque eso no hay tu tía que lo parta.

Además, las “mardalenas pá merendar molan porque las enchurrupas en el colacao y chorretea todo que da gusto por entre los dedos y ya quedas pegajoso todo el día y le das la mano a tu jefe y le dejas la extremidad como la lengua de un pato. Pero los Cupcakes no se mojan ni aunque desayunes en el fondo de la fosa de las Marianas, porque son impermeables como el hígado de Massiel, pero en versión adamantium, y eso no lo atraviesas ni con un taladro con broca de widia.

Se ha dado el caso de gente que ha perdido la dentadura por comerse un bolardo de la acera pintado por un grafitero, pensando que era un Cupcake gordo.

La gente que hace Cupcakes necesita echarse una pareja

Este hijoputa si que sabe apreciar un buen bollo remojao.

Este hijoputa si que sabe apreciar un buen bollo remojao.

cuanto antes, porque las cosas ésas de colores solo las hacen las viejas en el pueblo o los desesperados que se apuntan a cualquier taller con tal de pillar cacho, y les da lo mismo hacer bollos blindados que canapés de jaguar pinto, ellos van a hacer vida social. Que está muy bien porque es como comprarse un gato, pero sin que te mee en la esquina de casa.

Cuando se aburren de hacer los pegotes impermeables esos, su enfermedad mental los lleva por derroteros mucho peores que la confitería para desahuciados mentales. Hacer Pulseritas de goma, macramé o, Dios no lo quiera: Patchwork.

PULSERITAS DE TELA/ GOMA: En vez de drogarse sin molestar a nadie, como la gente normal, los adictos a hacer moñalidades, de manera inconsciente usan su poder mutante de dedos retráctiles para hacer cosas con las manos. Como los chimpancés, pero vocalizando. La manera de reconocer a un adicto a las Moñalidades es observar a sus amistades y contar a cuantos les han tenido que amputar un brazo por gangrena. Porque ellos reparten en modo Ninja sin tomar medidas:

   – Te hecho una pulsera

   – Ya, es que yo no soy mucho de…

La mujer del Pistorius le regaló unas pulseritas para los tobillos. Y pasó lo que pasó.

Y cuando te quieres dar cuenta tienes una pulsera tamaño pata pollo en la muñeca y el Ninja del Macramé huye saltando de rama en rama, en busca de otra víctima.

Es un hecho histórico que la mujer de Miguel de Cervantes hacía pulseritas de cuero. Y que lo de la batalla de Lepanto se lo inventó el escritor porque tener un familiar que hace pulseritas, en aquella época más civilizada, era motivo de oprobio y vergüenza familiar.

PATCHWORK: esta cosa es como se llama a coger los trapos de cocina que ya huelen a grasa atrapada en sí misma y coserlos para hacer un edredón y dormir como si estuvieras envuelto en la falda de una gitana rumana.

La gente que hace estas marranadas con la ropa deberían ser juzgados por crímenes de guarra. La Asociación: “Me Niego a Dormir con Algo que Parece el Lomo de un Gato Tiñoso” (M.N.D.A.P.L.G.T), ha denunciado este hecho ante el Tribunal Constitucional de Andorra y les han dicho que, sí, que vale.

Patchwork, o limpiar parabrisas en los semáforos? Cual es la diferencia?

Al igual que los Ninjas de las pulseras, los Maestros Místicos han educado a los que hacen colchas con trapos roñosos, para colarse en la habitación de sus amistades y sustituirles el nórdico de Ikea por retales recosidos que vete tu a saber de dónde ha salido eso, que tiene que tener enfermedades  y piojos como melones tomateros.

El Doctor en Psiquiatría Melencio Potranca en su tesis: “El ganchillo por mis cojones” dice lo siguiente:

Desde un punto de vista eminentemente práctico, si usted tiene un hijo y éste le regala un cuadro hecho con macarrones para el Día del padre, deberá inutilizar a esta puta alimaña cortándole las dos manos.

Con esto se limpia el culo el Doctor Melencio. Merece nuestro mas profundo respeto.

Mi suegra no lo hizo con la foca de mi mujer y estoy hasta las pelotas de los tapetes de ganchillo. Tengo tapetes de ganchillo hasta para limpiarme el culo y no saben ustedes el asco que da, que es como pasarse un rallador de queso después de evacuar. La maldita ha puesto hasta un tapete de ganchillo en la tele de plasma.

Un día la mato, por mis muertos, se lo juro por mis muertos que la acuchillo. Que por mis muertos se lo juro”.

(…)

“Es una enfermedad degenerativa, se empieza haciendo un taller de hacer flores con pasta de papel y acabas durmiendo con las sobras de las telas de los vagabundos que se mueren de frío en los cajeros. Debemos detener esta lacra social, por el bien de la humanidad”.

Así que ya lo sabes, visitante del futuro. Si un amigo tuyo te regala una pulsera hecha por él… Mátalo, mátalo antes de que ponga huevos.

Dinh JESEE

Dinh JESEE

Anuncios