JACK EL DESTRIPADOR VII (Las cartas de Jack)

Ilustración de "From Hell". Novela gráfica de Alan Morre y Eddie Campbell

Ilustración de “From Hell”. Novela gráfica de Alan Morre y Eddie Campbell

Según las teorías criminalísticas, el Serial Killer sigue unos patrones psicológicos bastante parecidos. No voy a darte una charla sobre perfiles de asesinos en serie, pero sí me gustaría detallar una pauta continua que, pese a tener una base científica… Quién sabe si no se debe mas a una costumbre adquirida, o “Tradición Asesina” por llamarlo de alguna manera, inventada por… Cómo no… Jack El Destripador. O casi.

A la vista del alboroto creado con la aparición de Jack en Whitechappel, el redactor del periódico londinense “The Star”, Frederick Best, vio el cielo abierto. Un asesino famoso, un ambiente ideal pero… Por desgracia pocos datos sobre los que escribir y atraer al público. De modo que decidió inventarse algo jugoso para dar de comer a la prensa.

Por si desconoces este dato, Visitante, el asesino de Whitechapel nunca se autodenominó así. Él no eligió el nombre que le daría la inmortalidad. El apodo de “Jack the Ripper” resulta extraído de la primera carta que recibe la policía de Londres en la cual alguien asumía la autoría de los asesinatos y firmaba, por primera vez, con el citado nombre.

Escrita en tinta roja (Repito, tinta, no se te vaya la pinza

Carta original: "Dear Boss".

Carta original: “Dear Boss”.

con elucubraciones sanguíneas), la carta, conocida como “Dear Boss, se recibe en la dependencia de la central de noticias: Central News Agency, con un extraño destinatario: “Dear Boss”. Se trata de un texto en el cual un individuo (que a la postre resultaría ser, de manera oficiosa, el tal Frederick Best), arrogándose la identidad del asesino, informa a la policía que volverá a matar y “La próxima vez arrancaré las orejas a la dama…”, usando un tono burlón y chabacano, en un texto con varias faltas de ortografía y unas expresiones demasiado “yanquis” como para pertenecer ni a un inglés culto y educado, ni a un inmigrante analfabeto del ghetto de Whittechappel. Por lo que, en un principio, la carta fue desestimada como prueba.

Sin en cambio, y pese a que el contenido de la misiva no era (dentro de lo que cabe) de conocimiento público, el cadáver de Kathy Eddowes, encontrado 3 días después de la recepción de la carta, mostraba uno de los lóbulos de la oreja seccionado. Lo que suscitó no pocas dudas sobre la veracidad final del texto.

Única imagen de la postal ""Saucy Jack"

Única imagen de la postal “”Saucy Jack”

El 1 de octubre de 1888, se recibe una nueva carta, que al igual que la anterior es entregada en la Central News Agency. Firmada por Jack, en el mismo tono y, particularmente, la misma letra que la “Dear Boss”.  Esta misiva, denominada “Saucy Jack” hace referencia al doble asesinato cometido por el asesino de Whitechappel días atrás. En la Noche del Doble Crimen el homicida habría asesinado a dos prostitutas: Elizabeth Stride y Kathy Eddowes. Y el autor del manuscrito se refiere al hecho: “Doble golpe esta vez (…) la primera chilló un poco y no pude terminar a tiempo”, lo que hizo pensar a los investigadores que podría tratarse de una carta real de Jack. El matasellos de la carta dio al traste con esta sospecha, ya que revelaba que el pliego habría sido escrito con bastante posterioridad a los hechos.

Si bien, con la (presunta) invención del periodista Frederick Best, la central de Comisaría se convirtió en el blanco de todos los “Artistas narrativos” que pretendían ser Jack el Destripador, de entre todas las misivas recibidas solo una parece ajustarse, exactamente a lo que sería un documento real realizado por el asesino. Y es la única que la mayoría de los investigadores dan por cierta: “From Hell”.

El 16 de Octubre (con matasellos del día 15), el Presidente del Comité de Vigilancia Ciudadana de Whitechappel, George Lusk, recibe un pliego acompañado de una pequeña caja.

En el interior de la mencionada caja, George Lusk se encontró con una desagradable sorpresa. Medio riñón humano.

Investigaciones posteriores establecieron que el órgano había sido conservado en etanol con el fin de mantenerlo en buen estado y que, desde luego, podría pertenecer, por edad, características y composición  al cadáver de Kathy Eddowes, en cuyo informe forense se especifica que el asesino le había arrancado un riñón y se había llevado la mitad de este.

El texto de la carta difería totalmente del resto de

Original de la carta: "From Hell"

Original de la carta: “From Hell”

documentos recibidos por la policía. El lenguaje utilizado denotaba una buena educación escolar, la expresión escrita sugería que el autor tenía una capacidad intelectual no atribuible a un habitante de Whitechappel, carecía de faltas de ortografía y… Lo más curioso… No estaba firmada. Ni por Jack, ni por nadie. Solo un remitente: “From Hell”.

¿Quién sabe si la intencionalidad  del criminal en serie moderno, y su afán de contactar con sus captores mediante cartas, correo electrónicos… ese “tira y afloja” que tantas veces hemos visto… No es mas fruto de una costumbre que de un delirio psicológico?

De nuevo, la pregunta queda flotando en el húmedo empedrado del West End

¿Quién? ¿Quién sabe?

Dihn JESEE

Dihn JESEE

Anuncios