HISTORIA DE ESPAÑA A TRAVÉS DE LAS ZAPATILLAS DE DEPORTE (II)

Estas zapatillas mantuviron viva la marca "Peusek" durante 2 décadas.

Estas zapatillas mantuviron viva la marca “Peusek” durante 2 décadas.

Con la entrada de España en la OTAN llegaron las grandes marcas. Al principio sólo estaban al alcance de unos pocos. El chico que podía adquirir unas Nike se convertía automáticamente en el macho alfa de la manada y todas, pero todas, todas estábamos por él.

Era la época del baloncesto y las zapatillas que imitaban a las de los jugadores de la NBA estaban a la orden del día, incluso entre jóvenes y adultos que no sabían distinguir entre un balón de baloncesto y una pelota hinchable de Nivea.

Esta época además coincidió con mi adolescencia y la de mis amigas, razón de más para que, cuando conocíamos a un chico, nuestros ojos se fueran directos a sus zapatillas, y ahí se decidía todo. Como sus zapatillas no fueran de una marca conocida ya se podía despedir de ligar y por tanto de reproducirse y así, por la teoría de la selección natural, sólo sobrevivieron los genes de los tipos que usaban Nike y similares.(Sí, ya sé que existen excepciones y ya se hablará de ellas).

El genotipo Nike es hereditario y los jóvenes de ahora con su fiebre por las marcas así lo demuestran.

En esta época feliz de hegemonía americana hubo un

La imagen Corporativa de la marca "Yumas". Muy española.

La imagen Corporativa de la marca “Yumas”. Muy española.

movimiento nacionalista que puso en peligro e hizo temblar al imperio americano. Me refiero por supuesto a las zapatillas Yumas.

Esta aparentemente inofensiva marca de origen ilicitano entró de puntillas en nuestro país y fue conquistando con malas artes a los sectores más débiles de la población empezando por los presidiarios y los heroinómanos, después los “heavys metal” y por último los chavales de barrio que estábamos todo el día en el parque sin hacer nada y que por algún motivo extraño admirábamos a los malotes, a los delincuentes, al Torete y al Vaquilla.

A estas zapatillas Yumas (yo las tuve con rayas naranjas y con rayas azules) no tardaron en salirle imitadores.

Estos imitadores se amparaban en la exitencia de zapaterías como Los Guerrilleros, que era el lugar donde se reunían, como ya dije antes, todos los zapatos y zapatillas farsantes a la espera de que una madre despistada fuera y los sacara de allí. Las consecuencias eran terribles, la madre llegaba a casa ilusionada:

– “Hijo, te he comprado las zapatillas esas que tanto querías, las que tienen todos tus amigos, las Yumas esas…”

– “PERO MAMÁ,ESTO NO SON UNAS YUMAS, AQUÍ PONE YURES!!!!!!!”

– “Bueno hijo, qué más da.”

Pero ya te había jodido la vida, esa chica jamás se iba a fijar en ti y ya sabías que al llegar al instituto te iban a hacer pasillo y un colacao, y que a la salida te iban a mantear de nuevo.

 

Dinh ALICIA

Dinh ALICIA

Anuncios