DONNIE DARKO Y YO: UN BREVE RELATO DE CIENCIA FICCIÓN

Hará cosa de un mes decidí revisar Donnie Darko, pero no en soledad, sino con mi pareja, que nunca la había visto. Ella sólo sabía que en la película salía un hombre disfrazado de conejo, pero nada más.

El cartel ya os da una idea

En cuanto introduje el dvd en el reproductor fui invadido por el espíritu de la gilipollez pura y destilada, y un ardor pedante y prepotente comenzó a supurar por mi piel. No podía parar de pensar que mi pareja no iba a enterarse de nada (como el 99% de los que ven Donnie Darko por primera vez) y yo, cual héroe doméstico, iba a quedar como un campeón explicándole todas las dudas.

Pero volvamos unos años atrás, cuando vi Donnie Darko por primera vez. La realidad es que me sorprendió lo mucho que entendí la trama y el final, y me sorprendió porque mucha gente me había dicho que se trataba de una película terriblemente críptica y enrevesada, así que esperaba lo peor. Esperaba que al acabar la película se me quedase la misma cara de gilipollas que a cualquier concursante de Hombres, mujeres y viceversa (no sabéis cómo me arrepiento de saber qué programa es ese. Me siento sucio), pero, ¡sorpresa!, por alguna razón conseguí quedarme con el cante. No todo el cante, obviamente, ya que había elementos en la trama que no conseguía ubicar, pero teniendo en cuenta las oscuras predicciones que me habían lanzado, podía decir orgulloso y con el pecho hinchado que había entendido buena parte de la película. Qué coño, la había entendido entera, de cabo a rabo. Dejémonos de humildad barata.

Meses después volví a verla con un amigo, y mientras a él se le freía la cabeza por la confusión y las dudas que esta maravillosa película te clava en el cerebro tras pegarle una paliza en un callejón oscuro, yo pensaba: sé de lo que va todo esto. Ahora te la explicaré, pobre infeliz.

imagen

Bonito peluche para dormir, verdad?

Todo iba bien. Yo era un tipo que sabía de qué cojones iba Donnie Darko, y un tío que podía tomarse un café mientras te explicaba punto por punto el final de la película: el porqué de los actos vandálicos del protagonista, la materialización del terrible agujero de gusano, el chico disfrazado de conejo siniestro… Todo.

Sí, yo era un tipo que sabía todo eso, hasta aquella tarde en que decidí volver a ver la película con mi novia, y ahí, justo en ese momento, aquello en lo que creía empezó a desquebrajarse hasta quedar convertido en un montón de cenizas humeantes y tropezones al rojo vivo.

La película acabó, y sí, mi novia estaba con cara de no haber entendido absolutamente nada. Entusiasmada porque la película le había encantado, claro, pero más perdida que una virgen en una orgía. Igualmente no había problema, ya que yo estaba allí para aclararle las dudas, o eso creía, porque cuando empecé a hablar, a soltar mi verborrea docente, me quedé atascado. De repente no sabía nada, y por alguna extraña razón todo lo que creía que entendía a la perfección se fue a un lugar muy cercano a la mierda. La realidad se plantó delante de mi cara y entonces fui consciente de que nunca jamás había entendido nada de aquella fascinante película. Era incapaz de explicarle a mi pareja las cosas que creía que podría

Si no fuera por Google hubiera acabado así

explicar, cosas que, de hecho, tenía la firme convicción de haber entendido cuando vi la película por primera vez años atrás. ¿Cómo era eso posible? Recuerdo haber hablado de la película con amigos y haberla explicado, pero, ¿qué había explicado exactamente? ¿Qué demonios les había dicho a mis amigos? ¿Qué patraña salió por mi boca en aquellos años? Quiero decir, ¿de qué forma y en qué estado mental vi Donnie Darko por primera vez como para afirmar con rotundidad que la había entendido y, contra todo pronóstico, volver a verla unos cuatro años después y no entender absolutamente nada? ¿Cómo es eso posible? ¿Cómo se puede pasar de diez a cero tan bruscamente? ¿Qué había pasado ahí?

Por supuesto no tardé en meterme en Google para buscar información y aclararme las ideas, y por eso puedo decir con seguridad que ahora mismo comprendo Donnie Darko casi en su totalidad (siempre casi, nunca del todo), pero, ¿por cuánto tiempo? ¿Volverá mi cerebro a resetearse dentro de unos años para que Donnie Darko sea nuevamente un misterio? Y lo más importante y la razón por la cual me gustaría hacer un viaje en el tiempo como el motor de avión de la película y observarme a mí mismo, a mi yo del pasado: ¿Qué argumentaciones usaba hace cuatro o cinco años cuando me ponía a diseccionar la película sin tener ni idea de lo que iba la cosa realmente? ¿En qué gilipolleces apoyaba mis convencidas teorías?

No os lo toméis a broma, realmente estoy muy intrigado con todo esto. No sé qué ha pasado.

Anuncios