LOS MATRIMONIOS QUE SE LLAMAN PAPÁ Y MAMÁ

- Mira, tiene bracitos! Es un niño, puta, ¿Que quieres que tenga? ¿Tentáculos?

– Mira, tiene bracitos!
Es un niño, puta, ¿Que quieres que tenga? ¿Tentáculos?

Sé que este es un tema muy delicado y doloroso asì que será tratado de forma objetiva y crítica por esta taxonomista.

Trataré de ser justa y de ponerme en el lugar de los sujetos sometidos a estudio. No serán criticados, me limitaré a exponer los hechos sin expresar ninguna valoración.

No tengo ningún recuerdo aislado de la primera vez que oí a un matrimonio dirigirse uno a otro llamándose papá y mamá. Se lo he escuchado varias veces a lo largo de mi vida a varias parejas en todo tipo de circunstancias (incluso estando de copas a las tres de la mañana).

En este artículo la taxonomista pretende acercarse y ayudar a todos los lectores a facilitar la comprensión de estos individuos y del proceso mediante el cual pasan de ser unos seres humanos normales a convertirse en “papá “ y “ mamá” per saecula saeculorum.

He dividido el proceso en cinco partes:

1.Todo empieza cuando un joven matrimonio decide tener hijos.

En este momento se pasa de "Ser Pareja"  a: "Seb Normal"

En este momento se pasa de “Ser Pareja” a: “Seb Normal”

Éstos se convierten en el centro de su vida y todas las cosas que hacen tienen como foco de atención al bebé, y cuando se dirigen a otros adultos adoptan el punto de vista del niño. En cierto modo es como si se hubieran transformado y hubieran ocupado el lugar del nene.

“Enséñale a papá el dibujo que has hecho”

Es muy común adoptar un soniquete infantil para llamar la atención del niño, y eso es lógico. Hay que simplificarle las cosas, hacer que comprenda, que todo sea más fácil y más amable, hablarle desde su punto de vista le hace sentirse más cercano.

Bien.Esto es la primera fase

2. Después de esto el matrimonio adopta la costumbre de, en presencia del niño, dirigirse a su cónyuge de un modo que el pequeño se sienta incluido en la conversación.

"Mamá, Papá! Nuestro planeta nos necesita"

“Mamá, Papá! Nuestro planeta nos necesita”

“¿ Mamá, qué nos vas a hacer hoy para comer?”

“Papá,¿nos vamos los tres al parque?”

La utilización de los vocativos “papá “ y “mamá” por por parte de los dos miembros del matrimonio tiene como objetivo la integración total del niño en la unidad familiar. Además, el uso de dichos vocativos sirve para ayudar al niño a mejorar su lenguaje ya que le estamos dictando las frases como si él mismo fuera el emisor del mensaje.

El tonillo infantil persiste. Perfecto.

3. La tercera fase transcurre también durante la infancia del nene. Los entregados papás, movidos por la ternura que les produce su hijo aún pequeño se dirigen uno a otro todavía de ese modo.

A veces, cuando el pequeño está en la guardería se les escapa “mamá esto…”,“papá lo otro…”… Primero de forma sutil, pero al poco tiempo empieza a producirse con mayor frecuencia.

Ya no hay cuidado, no importa que el nene no esté delante porque como todavía es pequeño los padres se encuentran todavía envueltos en esa sempiterna nube de ternura que les impide pensar con claridad y por ello no son conscientes de que el niño no está delante.

“Papá, tenemos que ir a buscar al nene a la guarde”

Papá y Mamá disfrutando de la pérdida paulatina de masa encefálica.

Papá y Mamá disfrutando de la pérdida paulatina de masa encefálica.

(sí,también se incrementa el uso de diminutivos).

“Vale mamá, y coge los pañales por si se ha hecho pipí o popó” (obsérvese también como las palabaras comunes han mutado y se han adaptado a la nueva situación).

“Sí papi(una variante un poco más tierna) y luego nos vamos al parque a jugar”.

4. En la cuarta fase (también llamada fase de declive) el hijo ya se ha convertido en un adolescente que sólo piensa en desmembrar a sus padres con una espada katana alegando que se lo ha mandado el master de su juego de Dragones y Mazmorras.

Los padres no reparan en ello. Aún creen que es un tierno bebé y delante de él siguen llamándose uno a otro papá y mamá.

También lo hacen sin escrúpulos cuando el adolescente no está presente, pero lógicamente él no lo sabe.

Esta, y no otra, es la película con la que comenzó el apocalipsis horteriforme.

Esta, y no otra, es la película con la que comenzó el apocalipsis horteriforme.

5. En la quinta fase el precioso bebé ya se ha independizado hace muchos años. De hecho ya tiene sus propios bebés.

El matrimonio ya no necesita la presencia del niño para llamarse papá y mamá el uno al otro. Lo hacen sin apuro, sin rodeos, sin vergüenza, sin reparar en que el niño no está y que otras personas les están observando aterrorizadas.

A veces se llaman a gritos de ese modo e incluso cuando discuten.

El soniquete infantil, no sólo persiste, sino que se ha incrementado con la edad.

Dinh ALICIA

Dinh ALICIA

Anuncios