EL NÚMERO QUE ASESINÓ A EVA BLANCO

Aunque nos guste ignorarlos, están entre nosotros.

Aunque nos guste ignorarlos, están entre nosotros.

Aunque el periodismo (por llamarlo de alguna manera) moderno, los medios de información y los mismos cuerpos de Seguridad del Estado, se empeñen en ocultar la evidencia o ponerla en manos de ridículos informadores de “Todo a 100”, me gustaría informar al Visitante del Futuro que siguen ocurriendo crímenes. Todos los días.

Algunos, la gran mayoría, entran dentro de la cotidianeidad de la vida social, del día a día.

Un ex marido que se levanta con el pie izquierdo, saca la navaja y filetea a su señora en mitad del pasillo. Un par de Yonkis que se les va la mano con la pistola y convierten el atraco a una joyería en una sucursal de Columbine

Nada grave, aunque suene crudo decirlo. Vivimos en sociedad y es lo que hay. Si no te gusta, ya sabes, a vivir a una cueva en el bosque.

Estos hechos no merecen mayor relevancia que rellenar un hueco en los peródicos y darle un disgusto a los parientes de las víctimas.

Sin en cambio, hay una pequeña cantidad de crímenes que quedan sin resolver. Que se desvanecen al igual que la sangre de la víctima se diluye en el asfalto, o donde demonios sea que lo hayan pasado por la piedra.

Asesinatos que resultan incompresibles, por el modo, maneras y resultado.

Estimado visitante del futuro. Vamos a ver qué es lo que nos rodea.

EL NÚMERO QUE ASESINÓ A EVA BLANCO.

Es jodido de asimilar, y ruego disculpen la crudeza del texto. Pero en el año 1997 la edad promedio para mantener las primeras relaciones sexuales era de 17 años. (En un promedio estadístico, el cual abarca las edades: 14- 20 años). Por lo que se podría suponer suponer que la joven Eva Blanco Puig, debería encontrarse en “faena” la última noche de su vida.

Nacida el 3 de Febrero de 1980, la joven vivía con su familia en la

Eva Blanco Puig

Eva Blanco Puig

madrileña localidad de Algete, en la urbanización Monterrey. Donde su padre, un esforzado currante, propietario de una pequeña empresa de Grúas, había conseguido, a base de sudor, ofrecerles una vida normal.

Y esa es la palabra clave de todo el estudio. “Normal”.

Eva, al igual que (casi) todas las jóvenes de su edad, tenía una vida tranquila, con su amiga Vanessa, su noviete en plena edad del pavo... Le molaba la música africana y quería ser arquitecto. No era una chica problemática y solía, dentro del generalismo adolescente, obedecer las pautas marcadas por sus padres, Olga y Manuel.

Si has vivido en un pueblo, estimado Visitante, sabrás que la vida social, sobe todo entre semana y a esa edad, suele ser monótona y repetitiva. Ir a la tienda de “Los Chinos”, comprar alguna mierda para comer en el parque, o donde Diablos te reúnas con los amigos y, de vez en cuando pillar alguna litrona de escamoteo, o un poco de calimocho para animar la tarde en la cancha de baloncesto.

Y, según siempre los testimonios de la familia, ésa era la vida de Eva.

Según Olga, la madre de la chica, ésta le llevaba insistiendo hacía tiempo en alargar un poco la hora de regreso a casa (23:00h), hasta las 24:00h.

La zona de Cobeña, Belvis, etc.. perfectamente visible.

¿Y por qué no? La chica nunca llegaba tarde. Al contrario, siempre regresaba a casa acompañada y se quedaba hablando con alguna amiga en la escalera de acceso al chalet, hasta que el reloj marcaba el fin del momento de “Cotilleo” y ella finalizaba la sesión diaria. Entraba en casa, sacaba a pasear a su perro Bud, y a la cama, que ya han salido los Lunnis.

La primera noche que se le concedió permiso, 19 de abril de 1997, Eva Blanco Puig no regresó a casa.

Su cadáver fue encontrado a la madrugada siguiente (20 de Abril) tirado en una cuneta del paraje de Las Pesqueras. Situado entre las localidades de Cobeña y Belvis del Jarama. A 7 kilómetros escasos de su hogar.

Había sido cosida a puñaladas en mitad de un descampado.

A las 24:00h del día 19, Olga no había escuchado la voz de su hija, como era habitual, en las escaleras del domicilio. Preocupada, llamó a su marido, Manuel, y juntos recorrieron la zona sin encontrar nada. Se presentó denuncia en el cuartel de la Guardia Civil,donde no recibieron ayuda, asumiendo que la joven podría estar “Drogada en algún portal” (Siempre bajo la declaración de Olga).

Eva Blanco Puig salió a las 7 de la tarde con su amiga Tania y su hermana Vanessa, pasearon por la localidad y terminaron acudiendo a las pistas de Tenis cercanas al colegio, donde se juntaron con más compañeros y estuvieron tomando algo de calimocho. Sobre las 23:40h, Eva cogió el camino a casa acompañada por su amiga Vanessa, que la dejó en la calle Carmen Conde, a unos 800m escasos de su domicilio

El cadáver se encuentra perfectamente vestido, en posición decúbito

Retrato robot del asesino ofrecido por los medios. Perfectamente creíble, teniendo en cuenta que NADIE la vio siquiera subirse a un automóvil.

Retrato robot del asesino ofrecido por los medios. Perfectamente creíble, teniendo en cuenta que NADIE la vio siquiera subirse a un automóvil.

prono. Pese a la lluvia, se encuentran huellas de sus pisadas y del presunto asesino, que calzaría unos zapatos tipo mocasín, de la talla 42.

17 cuchilladas, una de ellas localizada en el hígado y mortal de necesidad. El cuerpo de la joven no mostraba ningún otro signo de violencia, laceraciones, contusiones… Salvo una cantidad de heridas punzantes en su cabeza realizadas, según la autopsia, sin ánimo de terminar con su vida.

En la cavidad bucal se encuentran trozos de fibra textil de color rojo, que coinciden con un tipo específico de vehículo utilizado en esa época (Renault tipo berlina).

La víctima presenta un desgarro vaginal de 3 centímetros. Sin signos de violación.

Se encuentra ADN (Restos de líquido seminal) en las bragas de la víctima.

Se recuperan muestras de ADN que son comparadas con mas 600 personas sin encontrar coincidencia alguna.

La única constancia que deja la muestra es que no pertenece a alguien de origen Europeo.

La joven se encuentra completamente vestida. Sin arañazos, ni rasguños en la ropa que indiquen que haya sido forzada.

El arma usada es una navaja de pequeño tamaño, entre 7 y 8 cm. de largo.

Hora aproximada del fallecimiento: 3:00- 4:00h de la madrugada.

Causa de la muerte: “Shock Hipovolémico

Pese a las pesquisas de la policía y la cantidad de pruebas encontradas, el autor del asesinato no fue nunca localizado.

Según la versión oficial, las lluvias habrían borrado rastros que hubieran podido arrojar más luz sobre el asunto.

La conclusión policial es que Eva habría subido al automóvil de un conocido, ya que no hay muestras de forcejeo o violencia, como hubiera ocurrido de haberla intentado subir a la fuerza. Una vez dentro del coche, se habría dirigido con su acompañante a un lugar apartado (la zona de Cobeña, es en su mayor parte, un polígono industrial a píe de carretera comarcal y campos de cultivo, por lo que resultaría idóneo para un escarceo). Allí habrían mantenido relaciones sexuales consentidas y, tras estas, “Algo” habría desencadenado una discusión que terminaría con el intento de fuga y posterior asesinato de la joven.

Los padres de la joven, en la actualidad.

Los padres de la joven, en la actualidad.

¿Realmente una chica que siempre había sido terriblemente puntual, había decidido ir a practicar sexo con alguien a quien nadie parece conocer, saltándose la hora estipulada por sus padres y haciendo saltar todas las alarmas?

¿Cómo, y con qué, se realizó el desgarro vaginal, tras el cual la chica se vistió, tranquilamente?

¿Por qué se le asestan seis pequeñas punciones en la cabezaSin intención de matar”?

¿Cómo es que, en una zona de escasa población, nadie conociera a ningún “amante” de la chica de origen “No europeo”?

¿Por qué motivo huye del automóvil de su asesino, si sabía perfectamente que esa zona no ofrecía ningún tipo de escondrijo, ni iba a encontrar ayuda alguna?

¿Por qué la policía no investigó los vehículos de la gama descrita,

Último texto escrito por Eva Blanco en su diario.

Último texto escrito por Eva Blanco en su diario.

propiedad de “no europeos?

8 Meses después de la presunta violación y asesinato de Eva Blanco Puig, Olga descubre dos diarios de su hija. Ambos están fechados por la víctima como: “95- 96” y “96- 97

En uno de ellos, se encuentra una serie repetitiva de frases, escritas con un carácter particularmente curioso:

“Eva y 343110”

A partir de aquí, estimado Visitante del Futuro, tendrás que sacar tus propias conclusiones

¿Qué acabó con la vida de Eva Blanco?

Por:
Tino martín.

Anuncios