GLORIA MARTINEZ. ¿UNA FUGA QUE NO EXISTIÓ?

Alfaz del Pí. Alicante. Año 1992.

Clínica de reposo Alfáz del Pi

Clínica de reposo Torres de San Luis.

Gloria Martínez, una joven de 17 años con graves problemas de insomnio espera, junto a sus padres, en una sala de la Clínica Torres de San Luís.

Por insistencia de su doctora habitual Dª María Victoria Soler (Accionista de la residencia), la joven acude al centro para una simple revisión sobre sus problemas de nerviosismo e insomnio. El cuadro médico que ofrece la doctora, y su inusitada insistencia, convence a los padres de Gloria para que la chica quede ingresada, contra su parecer, y se le someta a un tratamiento de sueño.

Se trata de la última noche que iban a ver a su hija.

Ingresada, según el diagnóstico, con “Síndrome Borderline con cuadro psicótico agudo” (Víctima de alucinaciones y ataques de pánico), la joven es sometida a un tratamiento de choque.

Dos horas después de su ingreso, en una revisión realizada con la rapidez de Speedy Gonsalez puesto de anfeta, la directora del centro, la citada Doctora Mª Victoria Soler ordena que se someta a la paciente a una “Contención mecánica. Lo que viene a ser, en español de toda la vida, que cuatro enfermeros bregados en tratar con todo tipo de “atravesados mentalesaten a la joven a una camilla y meterle una dosis de Largactil, Sinogán y Haloperidol capaz de dormir a una jineta esquizofrénica.

Por si acaso la cosa se torcía, se deja notificado que se repita 428498_76db68339b934e4e9d9eda6cca4c8bf8.jpg_srz_320_400_85_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srzel mismo tratamiento tan solo cinco horas después (17:00h), por si la chavala no estaba lo suficientemente colocada, así ya podía ver unicornios de colores cagando mozzarella, que es algo que los médicos profesionales recetan mucho a las personas con desórdenes alimenticios.

Por si acaso no se encontraba lo suficientemente jamada, una enfermera despierta a la chica cinco horas después (01:00h) (Puntualidad inglesa hasta para drogarse) con el fin de repetir el tratamiento.

En ese momento Gloria pide permiso para ir al aseo, momento, siempre según los testimonios de los implicados, en el que la joven, 17 años, con más droga en el cuerpo que el dormitorio de Pablo Escobar, y 8 dioptrías (Veía menos que un topo de escayola), empuja a la enfermera, se marca una fuga del recinto que ya la hubiera querido el Lute, salta un muro de hormigón de dos metros inconsciente, semi desnuda y en plena noche… Y… Desaparece. Para siempre.

Esquema de la residencia. Obviamente una fuga sencilla apara una persona drogada, desnuda y sin conocimiento del terreno.

Esquema de la finca. Obviamente una fuga sencilla apara una persona drogada, desnuda y sin conocimiento del terreno.

Tras la desaparición de la chica, la Clínica deja transcurrir casi 7 horas de tiempo, hasta que deciden notificar a los padres el suceso. Según las declaraciones realizadas en su día por el padre de la chica, la Doctora no consideró importante comunicar el hecho, ya que carecía de importancia.

Hasta el día de hoy, Gloria Martínez se encuentra en paradero desconocido.

Torres de San Luis.

Este centro de “reposo” privado, perteneciente a la empresa ZOPITO S.A, se abre en 1991, y viene precedido por la polémica. Su planteamiento de psicoterapia está basado en una doctrina considerada “Sectarista” y basada en la corriente de la Psicoterapia Dinámica Breve.

Al frente de la clínica se encontraba la Doctora María Victoria Soler Lapuente, bajo las órdenes de la gestora empresarial citada (Zopito S.L). La doctora Soler fue la encargada, en primera instancia, de diagnosticar el tratamiento a recibir por la joven desaparecida.

El objetivo principal era el tratamiento de adicciones a

El ávido lector, puede sacar alguna conclusión de este recorte de prensa.

El ávido lector, puede sacar alguna conclusión de este recorte de prensa.

personajes de alto poder adquisitivo (La estancia costaba unos 300€ diarios en 1992). Por desgracia, el negocio no parece funcionar y se encarga de jóvenes con problemas, como última solución para recuperar la inversión.

Tras la desaparición de Gloria Martínez, la clínica cerraría, por bancarrota.

A petición del abogado de la familia, Martínez Camacho, se realiza la denuncia contra el centro y la posterior investigación que, en un principio, se alargaría durante 5 meses.

En los interrogatorios y careos realizados por la Policía, se detectarían serias discordancias entre los testimonios de los implicados (enfermeros, personal de vigilancia…). Quedando al final como únicos testigos fidedignos de lo ocurrido la pareja búlgara (Vasileva) encargada del mantenimiento y limpieza del sanatorio. Los cuales, casualmente, habían desaparecido sin dejar rastro alguno tras la desaparición de la joven.

Curiosamente la Dra. Soler se negó a realizar ninguna declaración.

En Octubre de 1994 el Juez Basilio Mayor, se hace cargo de nuevo del caso ordenando un registro de las instalaciones, para entonces ya abandonadas.

Cuadro básico de la gerencia de ZOPITO S.A.L

Cuadro básico de la gerencia de ZOPITO S.A.L

Tras una exhaustiva búsqueda, se encuentra una bolsa con la ropa interior y un cinturón, prendas reconocidas por los familiares como pertenecientes a Gloria Martínez.

Para sorpresa de nadie, esa bolsa se encontraba ya localizada por los dueños de la clínica en diciembre de 1992, pero “No se consideró importante“.

No se encuentra ningún otro rastro.

La sentencia judicial emitida el 9 de Enero de 2009 condena a la Doctora Soler a pagar una indemnización de 104.000€ a la familia de la desaparecida en calidad de responsabilidad civil. Exonerando a la empresa de cualquier implicación. Ya que la responsabilidad penal había prescrito a mediados del año 2000.

El Juicio en primera instancia se programó para la fecha: 26 de

Una vez mas, seguimos sin respuestas.

Una vez mas, seguimos sin respuestas.

Octubre de 2005. Teniendo que cancelarse por la incomparecencia de testigos. Tras ser aplazada hasta Mayo del año 2007. Concretamente 14 años después de la desaparición de Gloria.

De nuevo nos encontramos ante una Justicia… Efectiva y terriblemente ciega. Ante unos hechos difusos y embarrados.

Deberías hacer un ejercicio de imaginación, amigo, porque seguro que si lo haces… Sacas más conclusiones de las que sería sencillo publicar.

Si esperabas, querido Visitante del Futuro, una conclusión al

caso, lamento defraudarte.

Ni siquiera puedo ayudarte a hilar de una manera coherente la concatenación de hechos que acabo de describir.

Sin embargo, así es como ocurrió.

Y de nuevo deberás sacar tus propias conclusiones.

Por:
Tino martín.

Anuncios