BORRACHERA DE NOSTALGIA

549137_delorean

Todos hemos pensado en esta máquina del tiempo

Si tuviese en mi poder una máquina del tiempo, antes de usarla para viajar al pasado y al futuro, o encontrar la forma de crear una paradoja temporal tan retorcida que creara un error espacio-tiempo absolutamente catastrófico que borrara la vida en la tierra, haría otra cosa: retroceder unos siete años, buscarme a mí mismo y darme dos hostias por tonto.

Pero igualmente, aunque no tengamos una máquina del tiempo, vamos a retroceder siete años aproximadamente y vamos a colarnos en mi cuarto en uno de esos momentos en los que estaba comentando en foros lo repugnantes que me parecían todos los remakes y secuelas; también cuando decía que todo el cine bueno era anterior a los 90 y que los efectos CGI son basura.

Vamos a buscarme en esa lamentable época en la que yo era un nostálgico de manual que se pasaba de listo, al que le hubiese venido bien una patada en la boca para lograr que dejara de decir tonterías propias de un cascarrabias apolillado que apesta a Brummel.

descarga

Si no la has visto, no has tenido infancia!

Amigos, me declaro nostálgico, ¿por qué no? Pienso que el cine de los 70 y 80 tenía magia, y pienso que los efectos especiales a base de animatrónicos y látex tienen más encanto que los digitales. Sin embargo me he dado cuenta de que el exceso de nostalgia nos vuelve rancios, aburridos y carcas. Puedo entender que se sienta nostalgia con las películas de nuestra infancia (a mí me pasa. Meteos con Parque Jurásico o el Drácula de Coppola y os REVIENTO), pero sin perder de vista el presente y sin comparar, para bien o para mal, cada puñetero estreno actual con el cine de antes. ¡Basta de eso! Ese tipo de nostalgia hay que cauterizarla, es dañina. Esos espectadores que piensan que ahora no se hace buen cine y que todo lo de antes era mejor resultan cargantes, y quizá lo hagan sin maldad, sin darse cuenta, pero aún así son cargantes y repelentes. No sé si es que no quieren adaptarse a los tiempos que corren por pura cabezonería o si directamente no pueden porque no entienden la narrativa actual, pero no estaría mal un poco de colaboración por su parte. De ver, espectador carca, no todas las películas con menos de cuarenta años son malas.61b36711997bacf90f4a830be9971188

No renuncio al cine clásico, de hecho me encanta y más de una vez he tenido que escuchar comentarios tipo “¿cómo te pueden gustar esas pelis tan antiguas?” procedentes de los espectadores con mentalidad opuesta a la de los que he descrito antes. Si aquellos piensan que todo lo antiguo es bueno, estos son la otra cara de la moneda, los que se pasan de modernos. Los que piensan que cualquier película con más de siete años es “vieja”. Esta actitud, por cierto, es igual de odiosa que la nostálgica.

A lo que iba, me encanta el cine clásico, pero eso no me impide disfrutar del cine actual sin la necesidad de usar las películas de antes como unidad de medida para calcular la calidad de lo que se hace ahora. Lo de antes es lo de antes y lo de ahora es lo de ahora, y debe disfrutarse por separado, sin la imperiosa necesidad de mezclar y comparar. En serio, ¡no es necesario! ¡Probad! Veréis como no pasa nada. Te pueden gustar ambas vertientes sin ningún problema, sin incompatibilidades… A no ser que seas el típico espectador carca anclado en una época situada a no menos de un par de décadas de la actual y lleno de prejuicios. Ese espectador que piensa que todos los remakes son malos e innecesarios, que el CGI es basura y que los actores de antes eran mejores. Querido espectador carca ultra nostálgico, déjame contarte un secreto: en los años 80 ya se decía que el cine de los 70 era el bueno; y en los 70 que el bueno era el de los 60; y en los 60 que era el de los 50. Y suma y sigue hasta llegar al tipo aquel que dijo que como las pinturas rupestres de Altamira no hay nada.

Uno de los ataques a los que más se recurre a la hora de lanzar mierda contra el cine actual es afirmar que las películas comerciales de ahora sólo buscan hacer dinero. Ayudadme, ¿soy el único que ve aquí una obviedad

Con un coste de 9 millones de dólares, logró recaudar 71.

Con un coste de 9 millones de dólares, logró recaudar 71.

como una catedral? El cine es, entre otras cosas, un negocio, así que cómo no va una película cuya producción ha costado doscientos millones de dólares a intentar recuperar el dinero invertido. ¡Pues claro que busca hacer dinero, es normal! ¿Es que estamos locos? ¿Qué coño de argumentos son esos? Y en cualquier caso, ¿qué más da que una película se haga con la finalidad de recaudar dinero mientras sea buena?  ¿Acaso pensáis que Tiburón, Blade Runner o Los Goonies no son películas absolutamente comerciales? Que hayan pasado el filtro del tiempo y ahora sean reconocidas como clásicos del cine no las hace menos palomiteras.

El odio hacia lo actual y la veneración a todo lo que nos activa la nostalgia son conductas irracionales que hay que controlar y, a ser posible, reducir al mínimo.20130130_Hitchcock_3012013

El verdadero amante del cine no elige entre Hitchcock o Edgar Wright. El verdadero amante del cine se queda con los dos.

 

 

Anuncios