EL BAILE DE SAN VITO

Bailando! Me paso el día baliandoooo!

Bailando! Me paso el día baliandoooo!

A finales del Siglo III (ahí es nada), Vito de Lucania, un Cristiano rollo Agente Infiltrado (Había sido bautizado en la Fé cristiana a escondidas de sus padres, por sus preceptores Modesto y Crescencia), trata de convencer al hijo del gobernador Valeriano para que se afiliara a las filas del Cristianismo, cosa que al padre del crío le hizo muy poca gracia, dado que se trataba de uno de los mayores enemigos de la citada religión.

Valeriano, hombre compasivo y espiritual donde los haya, condena a Vito a 7 años de prisión, y a ser finalmente ejecutado por el dulce sistema de freírlo en aceite hirviendo.

Según la leyenda religiosa, al darse el chapuzón en la tinaja de aceite, el futuro Santo recibió una llamada Divina en la cual el mismísimo Dios le indicaba que debía ponerse a bailar realizando movimientos espasmódicos en el momento en el que su cuerpo se sumergiera en el hirviente elemento (Cosa curiosa, ya que normalmente cuando a alguien le cae cualquier tipo de producto oleaginoso encima, a una temperatura superior a los 90 grados, suele relajarse y conectar su alma con el Cosmos).

Años después el Dr. Sydenham, realiza un estudio sobre una Opera_medica_V00009_00000006.tifpatología infantil (Corea de Sydenham), cuyas características resultan muy parecidas a la epilepsia. Espasmos musculares, movimientos frenéticos… La cual es bautizada por el vulgo como “El Baile de San Vito”, en referencia al Santo.

De ahí que mi cuando tu compañero de despacho mueva de manera incontrolada la pierna, dando taconazos en el suelo, y te hace desear desear que alguien le clave los pies al suelo con un martillo neumático, se diga que tiene “El Baile de San Vito

Anuncios