SUSANA RUIZ. UNA VIDA DE 225 PESETAS

A su hermana le habían permitido ir de viaje con unos amigos a Toledo. Y eso, a Susana Ruiz, una joven de 16 años, no le parecía justo.

Fue una de las excusas que utilizó para convencer a su padre, Ángel, de que la permitiera asistir a un concierto en la discoteca Paladium.

Susana obtuvo lo que deseaba, con la condición de llamar a su padre al término del espectáculo, para que éste la fuera a recoger.

Cuando Ángel empezó a preocuparse por la falta de noticias de su hija, ésta, según la versión oficial, ya se encontraba muerta en un descampado madrileño, con los pantalones y las bragas bajadas, la cabeza abierta y la nuez rota.

En la mano un papel con una cifra: 225 Pesetas.

COMIENZA EL ESPECTÁCULO

Año 1993, Madrid.

Una de las pocas imágenes de Susana Ruiz.

Una de las pocas imágenes de Susana Ruiz.

La noticia de la desaparición de Susana Ruiz el día 9 de Enero protagonizaba todos los informativos. Hacía escasos meses de la aparición de las niñas de Alcasser y la opinión pública estaba muy alarmada con el desamparo ante el que se encontraban frente al nuevo tipo de delincuencia que empezaba a aparecer en España.

La joven no había ido al concierto. Mientras caminaba por el barrio de San Blas se encontró con su amigo José, que junto a su hermano Raúl, Cesar, Felisa y Cecilio (estos últimos desconocidos por la joven) la invitaron a acudir la fiesta de cumpleaños de Cecilio, que se iba a celebrar de rollo botellón en un caserón abandonado en las proximidades del Municipio de Coslada.

Una fogata, alcohol y porros. Muy del ambiente en aquella época.

Sobre las dos de la mañana, según los testigos, Susana, que había pasado la noche sin hablar, retraída y sonriendo de manera forzada, abandona la fiesta y decide regresar sola a su casa, sin que nadie la acompañe.

Una vez que la policía (ya que ninguno de los asistentes se comunicó con los padres, o las autoridades para desmentir el hecho de que Susana no había asistido a ningún concierto) recaba esta información, el barrio de San Blas se vuelca en la búsqueda de la niña.

Se realizan batidas multitudinarias por toda la zona en la que desapareció la chica. Perros policía, partidas de búsqueda, patrullas, helicópteros, rastreos… Todo es inútil. Susana Ruíz parece haberse esfumado.

Tomás A.P. conoce a Susana desde que tenían cuatro años y

Los padres de Susana, en un documental televisivo, donde reclaman justicia.

Los padres de Susana, en un documental televisivo, donde reclaman justicia.

mantiene una buena amistad con ella. Tras enterarse de la desaparición acude a la Policía para declarar que la ha visto con vida y junto a dos jóvenes desconocidos, en un parque de San Blas. Dos días después de la desaparición.

Los agentes comienzan a pensar que puede tratarse de una fuga, pero la presión de los medios permite que la búsqueda continúe.

El 25 de febrero, 45 días después de que la viera el último testigo, unos obreros encuentran el cadáver de una joven a solo 400 metros del caserón. Semienterrado en una escombrera de una mina de sepiolita.

Los policías atan cabos.

En las primeras declaraciones de los agentes, se dictamina que se trata de Susana Ruiz. De 16 años. Tiene la cabeza destrozada, se encuentra tumbada con los pantalones vaqueros y las bragas a la altura de las rodillas. Ha sido asesinada.

De manera inmediata se designa un grupo de investigación compuesto por dos agentes de la Brigada de Homicidios y otros dos pertenecientes a la comisaría de San Blas.

El Circo de los Payasos de Susana Ruiz, acaba de comenzar.

EL INTERROGATORIO DE LOS HERMANOS MARX.

Los agentes comienzan a interrogar a los testigos. La autopsia está tardando más de lo habitual en arrojar resultados y necesitan cerrar el caso.

Escombrera donde se localizó el cadáver.

Escombrera donde se localizó el cadáver.

Los cinco jóvenes que asistieron a la fiesta parece que tuvieran los testimonios totalmente ensayados. Coinciden matemáticamente en todos los aspectos. Salvo en uno.

Cesar E. testifica que acompañó a su novia, Felisa, su casa a las doce de la noche. Cenó con ella y se reincorporó a la fiesta a las dos y media de la mañana. Declara que, a esa hora, Susana ya no se encontraba en el caserón.

Cecilio, por el contrario, asegura que Cesar E. se fue con su novia a las dos y media y que Susana, a esa hora, todavía se encontraba con ellos.

Es la única contradicción que se descubre. El resto coincide perfectamente.

Paralelamente comienzan a llegar a la comisaría testimonios que, como el de Tomás A.P., aseguran haber visto con vida a Susana días después del supuesto homicidio.

Ángel Ruiz comienza a hacerse preguntas.

¿Por qué ninguno de los jóvenes que estaban en el cumpleaños le Captura de pantalla 2015-04-04 a las 14.24.01comunicó que su hija no estaba en un concierto? ¿Por qué la autopsia no arroja ningún resultado? ¿Por qué, después de 45 días días rastreando al milímetro la zona, aparece el cadáver sin que nadie lo hubiera encontrado antes? ¿Con perros rastreando? ¿Con medio barrio de San Blas peinando la zona? ¿Con helicópteros buscando? ¿Por qué Tomás A.P, al cual conoce asegura haber visto con vida a Susana, cuando la Policía asegura que ya estaba muerta?

LA AUTOPSIA (PARTE I)

Presumiblemente la autopsia de un cadáver sospechoso de serlo por causas homicidas debería ser examinado por un experto en medicina legal.

En España cualquier médico puede realizar el examen de un cadáver, tras aprobar una oposición que se basa en el conocimiento de la Constitución. Hecho loable, pero tremendamente inútil.

Según la primera autopsia realizada por dos médicos, la causa de la muerte está absolutamente clara:

    – El examen de las entrañas no revela signos de haber ingerido alcohol o drogas.

    – No queda claro si hubo violencia externa ejercida sobre la víctima.

    – El cadáver tiene un fuerte golpe en la cabeza, se desconoce si se realizó antes o después del fallecimiento.

    – El cadáver presenta el hioides (la nuez) partido. Posiblemente debido a estrangulamiento.

    – Se encuentra una cantidad muy moderada de alcohol y drogas (?).

    – La víctima sufría una malformación cardiaca congénita (desconocida por sus padres), lo que pudo producirle la muerte por anoxia (falta de oxígeno en sangre), anque la malformación no estaba tan desarrollada como para producir la anoxia (???).

    – La causa de la muerte es fallo cardíaco (todas las causas de muerte, absolutamente todas, lo son por fallo cardíaco; este término médico es una especie de comodín: cuando te mueres, se te para el corazón).

    – Debido al estado del cadáver no es posible llegar a ninguna conclusión certera.

El 29 de Septiembre de 1994, la juez Ferrer cierra el sumario, sin aportar ningún tipo de dato sobre la muerte de la joven de 16 años Susana Ruiz.

CUANDO LAS COSAS SE COMPLICAN.

Pese a la versión oficial y al secretismo de la investigación, en el barrio siempre se supo que había algo mas.

Pese a la versión oficial y al secretismo de la investigación, en el barrio siempre se supo que había algo mas.

Cuando una madre limpia una habitación, sabe que puede encontrarse algo que no desea.

En este caso no se trataba de un preservativo usado, un porro o cocaína.

En Diciembre de 1994 la madre de José Alberto Z.O. (un chaval que participaba activamente en los movimientos del grupo ultraderechista Bases AutónomasBBAA”, y que se encontraba en paradero desconocido), se presenta en las dependencias policiales con una cinta de casette grabada por su hijo. La ha encontrado en su habitación junto a una nota: “Si me pasara algo, por favor, entregar esto a la policía”.

En la grabación, José Alberto Z.O., declara que el asesinato de Susana Ruiz fue cometido por cuatro militantes de BBAA: Ramón R.G. Fernando P. Javier M. y Carlos Rodrigo R.C. Los acusa de haber torturado y asesinado a la joven, e incluye un dato que hace saltar las alarmas de los investigadores. “El diente se lo partieron a golpes”. Hasta ese momento, ese dato en concreto sobre el cadáver no se había hecho público, por lo que… La grabación podía ser algo real. Efectivamente, el cadáver presentaba un diente partido por fuerza externa.

Además, el Skin Head facilita datos reveladores. Los amigos de

Miembros de la Organización Bases autónomas.

Miembros de la Organización Bases autónomas.

Susana sabían lo que había pasado, y callaban por miedo. Incluso el padre de la joven podría saber quién había cometido el asesinato, pero no se atrevía a confesarlo, por temor a represalias, de ahí su insistencia en que fuera la Justicia quien esclareciera el caso.

El 30 de diciembre de 1994 la Juez Ferrer reabre el caso. Requiriendo la presencia de José Alberto Z.O. para testificar. Sin embargo éste se encuentra en paradero desconocido. Por lo que la Magistrada pide declaración a las personas citadas en la grabación.

Sólo se presenta a declarar Fenando P., abogado y redactor jefe del periódico ultraderechista: El Porvenir. El cual declara conocer a José Alberto Z.O. Pero niega cualquier tipo de participación en los hechos.

Tras meses de comunicaciones judiciales, también declara Ramón R.G. que alega desconocer por completo los hechos.

Curiosamente los otros dos “testigos” no se presentan por motivos perfectamente comprensibles.

Carlos Rodrigo R.C. se había suicidado en el despacho de abogados que compartía con Fernando P.

Javier M. se había matado en un extraño accidente de tráfico mientras se dirigía a un partido de futbol.

Todos estaban relacionados con movimientos ultraderechistas.

El abogado de la familia.

El abogado de la familia.

A estas alturas los investigadores ya no saben por dónde les viene el aire. O quizá si… Y prefirieron resguardarse.

La Juez encargada de la instrucción se niega a realizar una segunda autopsia, solicitada por los padres y con la condición de que la realice el profesor Frontela (Catedrático en Medicina Legal de la Universidad de Sevilla).

José Alberto Z.O., el miembro de BBAA que grabó la cinta está en paradero desconocido…

La investigación, en definitiva, está haciendo aguas por todas partes.

EL TESTIGO NÚMERO I.

La comisaría de Castellón alucina. José Alberto Z.O., está reclamado por el juzgado de instrucción Nº 16 de Madrid para declarar por el asesinato de Susana Ruiz. Y ahí le tienen, delante suya, que ha venido a renovar el DNI.

Los agentes le trincan y se le informa sobre su situación. Se le notifica que debe comparecer ante la Juez para testificar.

Obviamente, no aparece.

El 10 de enero de 1998 Jose Alberto Z.O., es detenido en la entrada

Emilio Muñoz "El Facha", secuestrador y asesino de Anabel Segura.

Emilio Muñoz “El Facha”, secuestrador y asesino de Anabel Segura.

de la madrileña urbanización de lujoLa Moraleja”, por amenazar a los vigilantes Jurados. Los cuales le impedían el acceso, puesto que José Alberto quería entrar a la zona para hablar con la familia de Anabel Segura (cuyo secuestrador y asesino, que trataremos más adelante, se apodaba “Emilio el Facha”, curiosamente), ya que tenía algo importante que comunicarle.

El detenido es conducido ante la Juez Ferrer e interrogado por la misma:

  1. ¿Grabó la cinta voluntariamente?
  2. No quiero contestar a nada; la grabé porque estaba amenazado.
  3. ¿Qué sabe de la muerte de Susana Ruiz?
  4. No sé realmente nada.
  5. ¿Por qué esas alusiones a Susana?
  6. No sé nada. La grabé por la televisión. Yo no quería salir en la televisión. El juzgado ha sido quien llevó la televisión a mi casa, y a mi trabajo. No quiero jaleos con el juzgado.
  7. ¿Sabe algo sobre la muerte de Susana? [inquiere el fiscal].
  8. Escribid lo que queráis, no voy a contestar. Que se lo invente el juzgado.
  9. ¿Quién le amenazó para grabar la cinta? [interroga el abogado de la familia de Susana].
  10. No contesto.
  11. ¿Va a contestar usted a alguna pregunta?
  12. No. No me he presentado ante el juzgado porque no me interesaba. Ni te interesa a ti, ni a ésta [señala a la juez] ni al otro [al fiscal].
  13. ¿En qué fecha graba la cinta?
  14. [Orellana se pone a mirar por la ventana del juzgado sin contestar].
  15. ¿De dónde saca la información del diente? [en la grabación, Orellana asegura que el cadáver tenía un diente roto, dato éste que figuraba en la autopsia, pero no era del dominio público].
  16. Lo sabéis de sobra. Me estás preguntando algo que ya sabes. ¿Te estás cachondeando de mí … ? Lo oí en Telemadrid. No sé ni qué día ni qué mes. Estaba soleado, por primavera.
  17. ¿Grabó la cinta antes o después de ver el programa?
  18. Mucho después.
  19. ¿Las personas que menciona en la cinta tienen que ver con la muerte de Susana?
  20. No contesto.
  21. ¿A_quién se refiere cuando dice que algunos amigos del padre conocen a los autores de la muerte?
  22. El padre sabrá lo que ha dicho por televisión. Grabé la cinta partiendo de manifestaciones que había oído decir al padre de Susana. Lo oí en televisión.
  23. ¿Por qué aconseja en la cinta al padre que siga …?
  24. No recuerdo haber grabado eso.
  25. ¿A quién tiene miedo?
  26. Al coco. Bueno, no contesto.
  27. P. ¿Alguien le tiene amenazado por el tema de Susana?
  28. R. No contesto.
  29. ¿Qué pretendía cuando grabó la cinta?
  30. No contesto. Qué lástima. [Orellana mira de nuevo hacia la ventana].

Puesto que no pesa ningún cargo contra Jose Alberto Z.O. por el caso Susana Ruiz, y ninguno de los sospechosos ratifica el testimonio… Se vuelve a cerrar el sumario.

LA AUTOPSIA (PARTE II)

Como resultado de la amalgama de errores y tremendos fallos en la investigación, la Juez autoriza, por fin, una segunda autopsia el 29/2/2006.

Mas de 9 meses, se necesitaron para realizar una autopsia. Que no dio resultados.

Más de 9 meses, se necesitaron para realizar una autopsia. Que no dio resultados.

La cual será dirigida por los dos médicos que realizaron la primera, y en la cual podrá participar el profesor Frontela.

Este se niega a realizarla, si no es bajo su dirección, por lo cual la responsabilidad recae sobre José Ramón Civantos, forense de la Facultad de medicina de Madrid.

Se desentierra el cadáver de Susana Ruiz. Nada más abrir el ataúd, el Doctor Civantos constata que el cráneo presenta un orificio procedente de un fuerte golpe que, curiosamente, no figura en la primera autopsia.

Durante casi un año el cuerpo de Susana es sometido a diversas pruebas (Permio Guinnes al examen forense más largo del mundo), ya que los resultados no eran concluyentes y enfrentaban a los encargados de la autopsia.

Por una parte José Ramón Civantos sostiene que la chica había sido golpeada a puñetazos, le habrían aplastado la cabeza con una piedra y habría sido estrangulada (como claramente indica la hioides partida). Los restos óseos, mostraban magulladuras, laceraciones y otros rastros de violencia.

Por otro lado, los autores de la primera autopsia mantenían su posición de: “Bueno, puede ser que si, pero no, porque no lo tengo claro, y ésta se ha muerto por fallo cardíaco”.

Finalmente, y sin ninguna conclusión aceptada por la magistrada, los restos mortales de Susana Ruiz fueron devueltos al cementerio.

EL TESTIGO NUMERO II

El director de la prisión de Guadalajara es un tipo que lleva tratando con delincuentes, psicópatas y tarados toda su vida. Por lo que, cuando se pone en contacto con el Juzgado de Instrucción Nº 6 para notificar que un preso sabe algo sobre el asesinato de Susana Ruiz, lo hace porque está convencido de la veracidad del hecho.

Enero de 1996. Antonio M.P., antiguo miembro de (¿Adivinan?) Bases0ba4 Autónomas, se presenta ante el magistrado Ferrer para prestar declaración sobre su “colaboración pasiva” en el asesinato de Susana Ruiz.

Según Antonio M.P. fue testigo directo de los hechos y está dispuesto a cantar como la Castafiore.

En el primer interrogatorio, Ángel y Justina, los padres de Susana se muestran tremendamente animados, aunque no facilitan ningún tipo de información sobre la declaración, por estar bajo secreto de sumario. Pero, por lo que parece, puede que la trama ultraderechista que se esconde tras la muerte de su hija, está a punto de esclarecerse.

A petición de fiscales y abogados, la Juez solicita una nueva comparecencia de Antonio M.P. donde éste declara que, tras volver a la prisión de Guadalajara, varios presos vinculados a grupos neonazis le habían propinado una paliza, la cual aceptaba, porque él mismo no soportaba a los chivatos. De modo que no iba a dar los nombres de los autores del asesinato hasta que estuviera en libertad (le faltaban escasos días para cumplir su condena). Pero que se trataba de:

El hijo de un senador y el hijo de un alto cargo de la policía que mantenía amistad con la Juez encargado del caso, la Juez Ferrer. Por eso no se estaba investigando la muerte de Susana de manera efectiva. ¿Por qué, si no, la Juez no había ordenado un careo entre él y José Alberto Z.O.? ¿Para que no saliera nada a la luz?”

A los pocos meses de su excarcelación, el padre de Antonio M.P. declaró que su hijo era un mentiroso compulsivo. Pero que, si bien no debían creer nada de lo que decía, no se atrevía a desmentir su testimonio.

A LONG TIME AGO…

Hace 22 años que Susana Ruiz dejó de respirar.

Muchos de los testigos, que en la actualidad figuran como "Desaparecidos" se pueden encontrar sin demasiada dificultad por cualquier investigador.

Muchos de los testigos, que en la actualidad figuran como “Desaparecidos” se pueden encontrar sin demasiada dificultad por cualquier investigador.

A día de hoy nadie sabe nada. La policía se declara incapaz de localizar a los testigos, pese a que he encontrado a la mayoría con solo pulsar un par de veces el “Intro” del ordenador.

Ángel y Justina siguen con sus vidas, quizá guardando en su memoria el nombre del asesino de su hija, si es que fue asesinada, y sin poder hacer nada.

El caso de Susana Ruiz, como tantos otros, no ha sido más que un sobre de azúcar en agua turbia. Al final ha terminado deshaciéndose, dejando un reguero de mierda sucia, que no hace mas que volver a hacer que nos preguntemos si realmente estamos a salvo.

Por:
Tino martín.

Anuncios