LAS EMPRESAS DE MULTINIVEL

Estimado Visitante del futuro. Vas a alucinar pepinillos. multinivel-estafa-fraudeTengo un negocio para ti que te van a salir los créditos de la República, o como quiera que llaméis a vuestra moneda, por el ojo del culo como si hubieras desayunado un barril de Activia con laxantes.

– Verás. Primero tienes que darme 400 Piedrólares, así, para ir entrando en adobo. Con esto, lo que yo consigo es que entres en mi red de Supercomerciales de Rabo Grueso. De esos 400 piedrólares, yo me quedo con un 20%, y el resto va a parar a mi Superior al Mando, lo que queda se reparte a partes equitativas entre la Virgen del Abrigo de Pana, que es la fundadora de nuestra empresa, un señor calvo que se frota las manos y dice: “Exceleeeente”, y nuestro Amado Líder (Nananannaaaaa Liiiider! Nananananaaaaa, Liiider). Lo que significa que si yo te hago el inmenso favor de aceptar tu dádiva, en realidad lo que te estoy abriendo es un maravilloso mundo de oportunidades de negocio donde podrás cumplir tus sueños más deseados, como el comprarte un cerebro, que se ve que llegaste tarde al reparto.

“¿Y qué gano yo?” Te preguntarás mientras clavas tu pupila en mi pupila azul… Pues ganas la oportunidad de incluir a más personas dentro del organigrama de la empresa, pasando a formar parte de este maravilloso entramado en el cual tus recompensas serán infinitas y llenas de gloria y esas cosas crujientes que le echas al desayuno que caen en una cascada maravillosa de colores sobre la cabeza de los Elegidos para formar parte de este mundo ideal, en el que podrás jugar al Paddel en Marina Dór con un dinosaurio que caga mozarella y la momia que mascaba pan rallado.

¿Cómo? Muy sencillo… Solo tienes que ofrecer a tu familia y amigos la oportunidad que yo te estoy ofreciendo a ti. Convertirles en hombres prósperos que pagaran su cuota religiosamente, de la cual tu te quedarás el 20%, yo otro 10%, el señor que se frota las manos y dice “Exceleeente” otro porcentaje y, luego después, nuestro amado líder (Nananananaaaa Liiider), ya se queda con el resto.

a2wwq9En realidad vas a vender una cosa que es maravillosa, un Quetelancajo. Que es la revolución en el mundo industrial de las Telancajo Perobien. Un producto maravilloso que hace cosas que ni te imaginas, y gracias al cual yo me he comprado un Masseratti como este que ves aquí, pero no de plástico, a escala y en una cajita de Majorette, sino de verdad. Pero no me lo he podido traer porque tengo al jardinero mejicano de la mansión en la que vivo, y que me acabo de inventar, limpiándolo. Y todo.. ¿Gracias a qué? A Quetelancajo! Un avance pionero en las nuevas tecnologías! Pon un Quetelancajo en tu vida!

Ten en cuenta que esto es una oportunidad de oro, chaval,

"Hola, soy Manolo, pero puedes llamarme el Trapis, te voy a explicar como hacerte millonario!"

“Hola, soy Manolo, pero puedes llamarme el Trapis, te voy a explicar como hacerte millonario!”

conozco gente que tenía una Joyería de joyas y la dejó porque Quetelancajo le rentaba muchos más millones de piedrólares que la venta de piedras preciosas. Claro que, no es bueno para tu imagen ser un proactivo vendedor de Quetelancajo sin tener en tu casa una cosa de estas que no sé para que sirve, pero que están muy bien y huelen a ojete de modelo jamaicana. Así que para conseguir ser un auténtico hombre triunfador, de los que se pasean por la Rambla con la polla en el hombro, solo tienes que comprar un Quetelancajo, por 200 miserables piedrólares, mas los 400 que requerimos para darte de alta como empresario.

La verdad, es que solo le veo ventajas

Si, ¿Verdad? Pues hala, dame el dinero y firma aquí donde pone “El tonto de los cojones”, es el nombre que tenemos dentro de la empresa, como categoría secreta y exclusiva, para los nuevos miembros.

Hale, pues ya me siento más feliz, mañana mismo empiezo a comercializar los Quetelancajo.

Vale, pues yo me voy yendo, que esas sirenas que suenan no son de la policía, va a ser que me están intentando robar el Yate que he dejado aparcado en la puerta.

¿Yate? Si estamos en Madrid!

Si eres vendedor de Quetelancajo, amigo, puedes venir en yate a Madrid.

Ah, pues ya me quedo más tranquilo, mira.

De modo, Visitante del futuro, que si te ofrecen un negocio así… Acéptalo… Acéptalo antes de que venga otro a robarte los huevazos.

Anuncios