MALDITO CINE ESPAÑOL

Hace unos años no me hubiese planteado escribir este artículo, y no lo habría hecho porque en aquella época esta convencido de que el cine español era una basura. Era una forma de pensar absurda y prejuiciosa,

BAAAZUURA!! Que te vi a poner dos vela negras!

BAAAZUURA!! Que te vi a poner dos vela negras!

típica de un inmaduro y/o ignorante, de la misma forma que si nos remontamos algunos años más en el pasado, os encontraréis a un Dr. Gonzo que pensaba que cualquier película en la que no saliesen monstruos no merecía la pena. Por suerte he cambiado de opinión y aumentado mi amplitud de miras e intereses hasta unos niveles gigantescos.

En España existe una tendencia que no me gusta, y es la de ir de un extremo a otro sin buscar el punto medio, los grises, la objetividad. Tenemos a gente a la que se le pone dura cuando ve la bandera española, mientras que otros se echan a vomitar. Personalmente creo que ambos bandos son penosos, ya que los extremismos nunca llevan a nada bueno, y si no que se lo digan al cine español, que generalmente es víctima del bando de aquellos que tiran piedras sobre su propio tejado y piensan que nada que venga de este país puede ser bueno. Aunque tampoco es descabellado afirmar que por parte del otro sector, el de las erecciones, también es visto con malos ojos y narices arrugadas, y es que el odio hacia el cine español es lo único que ha puesto de acuerdo a todos los españoles, sin importar la ideología político/social que tengan.

Un día, un buen amigo al que tampoco le había interesado nunca el cine patrio se puso manos a la obra, viendo películas de nuestro cine y no-me-gustaconociendo la materia, ya que la información es la única forma de librarse de los prejuicios. Entonces el tío vino y me dijo que viese cine español, que no tenía nada de malo. Yo le respondí que no, que todo el cine español trataba sobre lo mismo y me aburría, pero pese a todo mi amigo insistió, recomendándome varios títulos. Me dejé llevar, hice caso y, a día de hoy, soy un ferviente defensor del cine español. ¿Sabéis cuál era el problema? Que no veía cine español y hablaba sin tener ni idea, dejándome llevar por lo que decían otros desinformados prejuiciosos como yo.

Soy amante del séptimo arte en todas sus formas, colores, épocas, presupuestos, géneros y nacionalidades, por eso prefiero hablar simplemente de CINE, sin poner etiquetas ni hacer de los prejuicios una religión. Religión, por cierto, obsoleta y rancia, que sólo acuñan aquellos que, paradójicamente, ven poco cine español. Y claro, si tan poco cine español ven, ¿cómo tienen los santos cojones de generalizar y opinar tan alegremente? Yo no tengo la más mínima noción de física termonuclear, por eso me callo y no opino.

premios-goya

No me extraña que esa gente siga pensando que nuestro cine va de tetas y Guerra Civil… Posiblemente también crean que los negros sólo comen pollo frito y sandía, porque total, puestos a echar mano de tópicos rancios, todo vale. Ven cuatro truños comerciales y ya se creen que saben de lo que hablan. ¡Qué huevazos! Esta gente sigue pensando que vivimos en la época

Adivinanza: de dónde son éstas?

Adivinanza: de dónde son éstas?

del destape, de ahí que ataquen afirmando que nuestras películas “van de tetas”. Pero, ¿acaso no salen tetas en muchísimas películas producidas en otros países? Si Eva Green enseña las peras no hay problema, pero si lo hace Maribel Verdú nos volvemos locos de ira. ¿Estamos tontos o qué pasa?
Luego, cuando esa bala falla, los desinformados disparan la de “todas las películas españolas tratan sobre la Guerra Civil”. Imagino que olvidan la cantidad de películas americanas con la Segunda Guerra Mundial, Irak o Vietnam como telón de fondo. Pero de nuevo volvemos a lo mismo: si se hace fuera de las fronteras españolas no hay problema. Todo está bien.

(No todo el cine español se reduce a esto…)

Nuestro cine es tan válido como otro cualquiera, y aunque los desinformados se empeñen en no ver, películas buenas y películas malas se hacen en todas partes. Es absurdo generalizar y hablar de la cinematografía de un país como si se tratase de un único ser. Un género. Un bloque compacto.

Así no, chavales, así no.

Otra mala costumbre que tenemos es la de comparar constantemente el cine español con el cine americano, de ahí que cada vez haya más producciones patrias que imitan el modelo yanqui. Ejemplo de ello son Lo Imposible, Enterrado o La isla mínima. Gracias a esta estrategia hay muchos detractores de nuestro cine haciendo afirmaciones como que últimamente se están rodando buenas películas españolas que no parecen españolas. No. En realidad se lleva haciendo buen cine español desde hace varias décadas, la única diferencia es que hoy se hace más cine español con aspecto americano gracias al salto que ha dado nuestra industria, algo que, por otra parte, no nos hace mejores. Me encanta el cine americano, pero tenerlo como único modelo a seguir me parece un error gigantesco. ¿Por qué no comparamos nuestro cine con el europeo? ¿Por qué tenemos que compararlo siempre con ese mastodonte que es el cine norteamericano? Es injusto y, sobre todo, innecesario.espac3b1a-vs-eeuu

El cine español tiene suficiente entidad como para no tener que parecerse a nadie, pero hay cierto sector del público (los desinformados) al que sólo te ganas dándole americanadas o algo que se le parezca.

Y para terminar me gustaría resaltar otra mala costumbre que tiene el espectador español estándar. Cuando una película americana es mala, las críticas negativas se centran en ella, afirmando que X película americana es mala, nada más, ¡no todas las películas americanas! Sólo ésa que acabamos de ver. Delimitamos y precisamos el ataque. En cambio, si la película mala es española, tendemos a generalizar y cargar contra toda la maldita filmografía del país, como si nuestro cine no fuese un conjunto de películas diferentes e individuales, sino una gran entidad única llamada Cine Español, y entonces decimos cosas como “X película española es mala. El cine español da asco.

¡Eh! Pero si ocurre lo contrario, que la peli sea buena, lo que decimos es “esta película española es buena, ¡qué raro! ¡Todas son una mierda!

Os dais cuenta de la diferencia, ¿verdad? Concretamos las victorias y generalizamos los fracasos.

¿Conclusión? Lo resumo en dos puntos:

1-En España se hacen buenas y malas películas, igual que en todos los países. Negar eso es negar la realidad.

2-La principal característica de los detractores del cine español es que apenas ven cine español, con lo cual carecen de argumentos y datos para juzgar, y por lo tanto su opinión vale una mierda.

 

Anuncios