EL TERROR DE “PAPÁ DOC”

Muy a pesar de nuestra ignorancia histórica, Francia no ha sido nunca un país revolucionario, duro y resistente.

Lamento soltárselo así, a bocajarro. Pero es lo que hay.

Podría hablarles de la cobardía y las manipulaciones diplomáticas, que no militares, que permitieron la ocupación gala en España, o de cómo fueron los maquis exiliados los que conformaron la tan cacareada “Resistencia francesa”, les enseñaron a luchar y lucharon, mas que los “mosieús” contra la invasión de los Fritz.

Para que vayan entrando ustedes en calor.

Para que vayan entrando ustedes en calor.

Pero si hay algo que ha ocultado la Historia (Que la escribe normalmente los vencedores y, por ende, los hijos de puta), es la aniquilación sistemática que, a día de hoy, sorpréndanse ustedes, sigue vigente en una de las mayores salvajadas perpetradas por “Les Enfants de la patrié”, con la colaboración criminal de sus acólitos europeos y yanquis.

Puerto Principe. Capital de Haití. Colonia francesa hasta que, los negros esclavos y mulatos residentes en la isla deciden que ya está bien de algodonar los palacios de Luis XVI, deciden proclamar su independencia. La primera colonia que inició (Y consiguió, de hecho) la independencia en 1804.

Imagínense el papelón:

 

  • Su alteza, que los negros dicen que va a recoger mas algodón la chienne de su madre. 

  • ¿Que me dices? Pero si les damos de comer, y todo.

  • Ya, pero ya sabe usted como son los esclavos, que siempre lo ven todo negro.

 

 

Y ya está liada. Entre que Napoleón andaba recibiendo los

Papá Doc de joven. Quien lo iba a decir, ¿Verdad?

Papá Doc de joven. Quien lo iba a decir, ¿Verdad?

cariñitos de Godoy, que la campaña de Rusia andaba manga por hombro, y esos líos, pues para que queremos mas.

Francia se encabrona, y somete a la isla de las Antillas, con el apoyo de Europa y sus soplagaitas de costumbre, a un castigo ejemplar.

A partir de ahí, imagínense el cachondeo. España, principal comercio de trata de esclavos, con accionistas ilustres en el tema, diciendo que los esclavos no merecían ni pan (Es que los negros no tienen alma), Holanda, Portugal, y demás lameculos del enano francés, chupando baldosas: “Oui, Monsieu, hay que joder vivos a esos independentistas”… Ya saben ustedes.

Sirviendo este resumen como texto introductorio, vamos al tema que nos ocupa.

Haití. 1957. El país mas pobre del continente Americano y con una de las poblaciones mas desfavorecidas del mundo (Los embargos políticos es lo que tienen).

Para que luego te rías del gafotas de la clase...

Para que luego te rías del gafotas de la clase…

El ex- director general del Servicio Sanitario Nacional, François Duvalier, acaba de ser elegido como nuevo presidente de la isla. Sirviéndose para su elección de una ideología populista que convertía al negro auténtico (100% polypiel), en contra de la mayoría mulata que ocupaba el poder.

Habría que realizar un estudio psicopático para trazar el punto en el cual el antiguo médico François, alias “Papá Doc”, especialista en tratamiento de enfermedades tropicales, se le pasó la rosca- chapa y derivó lo que debería haber sido un gobierno democrático con reelección a los 6 años, a una autarquía dictatorial.

Duvalier recupera el Vudú, importado por los esclavos africanos,

Los zombis existen, y no todos molan.

Los zombis existen, y no todos molan.

como religión del estado, proclamándose a si mismo como el auténtico Barón Samedi, sojuzgando al pueblo ante su poder absoluto y autoproclamándose Presidente Vitalicio (Como Rita Barberá, pero sin necesidad de que le votaran).

Si existiera un país mas peligroso, mas pobre, y con menos desarrollo que Haití, en ese momento, Papá Doc lo habría superado.

Basándose siempre en la religión estatal, en 1957 crea la VSN (Voluntarios de Seguridad Nacional), lo que viene siendo un grupo de psicópatas tarados que no dudaban en asesinar, torturar y aterrorizar a la población… De manera voluntaria.

Los Tonton- Macoutes (Lo que en tierra hispana llamamos “Hombre del saco”), eran los enviados del Barón Samedi, encargados de que ningún ciudadano osara enfrentarse a la brutal dictadura de Duvalier, valiéndose para ello de la imposición oscura y aterradora del vudú, la tortura y la extorsión.

Los simpáticos soldados de Duvalier, siempre dispuestos a echar una mano al pueblo.

Los simpáticos soldados de Duvalier, siempre dispuestos a echar una mano al pueblo.

Realizaban el trabajo de manera voluntaria, como su nombre indica, de modo que para conseguir donaciones de financiación (Rollo ONG, pero con malos), se convirtieron en los líderes de las principales industrias del país… Tráfico de droga, explotación esclavista, trata de blancas, compra/ venta de zombis (Si, si, han leído ustedes bien: Zombis. Así, como suena)… Y todo aquello que reporta pingües beneficios a la política.

En ese momento “Papá Doc” se encontraba al mando de una de las mas despiadadas dictaduras del mundo.

La población, que había asumido la religión Vudú y que temía a los tontons- macoute como Belén Esteban un libro, no tenía capacidad ninguna de rebelión. El bloqueo económico de Europa y el apoyo de los EEUU a Duvalier (Era un psicópata asesino, pero no era

Los Macoutes, felices y alegres, desifrutan de su jornada laboral.

Los Macoutes, felices y alegres, desifrutan de su jornada laboral.

comunista. No hay cosa peor que un comunista. Norteamerica prefiere mas de 200.000 muertos en una dictadura que otra isla con tintes comunistas. Y Papá Doc era un Señor de los Cementerios, no un comunista). Es obvio que la constante, deliberada y publicitada violación de los Derechos Humanos era conocida de sobra por la ONU, donde todavía se están riendo del chiste.

El de la carretilla, se ha partido de risa.

El de la carretilla, se ha partido de risa.

La población haitiana, sin acceso a ningún tipo de culturización, creían a ciencia cierta que Duvalier era la encarnación en la tierra del Satán de los cementerios, y que, como tal, podía leer sus mentes en cualquier momento, poniéndoles, si disentían de cualquier acto, a merced de los sicarios y su “Hotel cinco estrellas en Fort Dimage

Si bien los asesinatos y torturas se consideraban algo habitual, los macoutes y los “hechiceros”, auténticos magos en lo que a esclavitud zombi se refiere, se encargaron de consolidar un reinado de auténtico terror. Morir en Haití, es mas peligroso que estar vivo, decían.

 

  • * Durante la dictadura de “Papá Doc” mas de 40.000 civiles haitianos fueron asesinados a machetazos, fusilados y bajo torturas. Mas unos 20.000 mas que permitió ejecutar en los campos de azúcar de la República Dominicana, bajo mando de su aliado Leónidas Trujillo.

    * Tras la muerte del dictador (1971) el alto mando militar haitiano cedió el mandato a su hijo: Jean- Claude Duvalier “Baby Doc”, que mantuvo la dictadura de su padre y le ganó en el Guinnes de los records con 60.000 civiles asesinados impunemente. Como castigo a sus crímenes la Comunidad Internacional le permite que se exilie a Francia con una fortuna acumulada de 620 millones de dólares.

    * Tras ser derrocada la dictadura de los Duvalier, en 1986, y hasta el día de hoy, Haití es el país mas pobre de América, ocupa el primer puesto en analfabetismo y carece de los servicios sociales mas básicos. El 70% de la población vive en la pobreza.

Por:
Tino martín.

 

 

Anuncios