WOODSTOCK, EL PADRE DE LOS FESTIVALES.

Tres días de paz y amor, así se publicitó el primer macrofestival de la música moderna. CElebrado los días 15, 16 y 17 de agosto de 1969, entró por méritos propios en la Historia del siglo XX por haberse convertido en una celebración masiva del cambio de aires que se estaba produciendo én los Estados Unidos. Icono para siempre de la cultura hippy y del buenrrollismo, fundó las bases de los modernos festivales que proliferan por doquier, del qué hacer, cómo vestir y qué música escuchar del siglo XXI.

Los organizadores montaron el mayor festival hasta el momento en una granja a las afueras de Bethel, en el condado de Siullivqn, a unos 60 km de Woodstock, pensando en reunir en él a unas 40000 personas. La realidad es que se vendieron 186000 entradas, se calcula que la asistencia rondó el medio millón de personas y otras 250000 quedaron atrapadas en las vías de acceso a la población sin poder llegar hasta allí. En pocas palabras: se lió parda.

Si hacemos caso a las cifras, el audio y el escenario estabanimg_0041 calculados para 20000 personas, lo que significa que la gran mayoría de los asistentes no se enteró de nada a nivel musical. El 90% de los asistentes fumó marihuana; sin embargo, sólo se produjeron 133 arrestos por posesión de drogas. Entre toda esa marabunta de gente, se produjeron las más diversas incidencias médicas, entre ellas 2 nacimientos y 8 abortos involuntarios. La armada tuvo que enviar img_0033médicos y enfermeras al recinto por vía aérea. Sin embargo, no hubo altercados violentos, probablemente porque la organización había pagado 10000 dólares a los yippies, anti belicistas de lo más virulento, para que no diesen problemas.

Sólo se produjeron tre muertes: uno por sobredosis de heroína, otra por un ataque de apendicitis y una tercera por aplastamiento mientras dormía perpetrado por un tractor.

A nivel musical, el festival también marcó un hito en la historia img_0032de los conciertos. Tres días de música en directo, más de 33 bandas entre las que se encuentran gran parte de los artistas responsables de la educación sentimental del humano promedio con dos dedos de frente. El cartel provoca un escalofrío a cualquier amante de la música rock.

El festival empezó alrededor de las cinco de la tarde del día 15 de agosto, con una hora de retraso porque todos los artistas presentes llevaban tal castaña que eran incapaces de salir a tocar. Finalmente lo hizo Richie Havens con un concierto de 2 horas en el que interpretó su mítica Freedom.

img_0035Terminó con el concierto más largo de la carrera de Jimmy Hendrix: a las nueve de la mañana del lunes 17 sonaron los primeros acordes de Star spangled banner que abrieron dos horazas de concierto ante una audiencia mucho más reducida, ya que dos tercios de la gente ya se había ido. La última canción que sonó en Woodstock fue Hey Joe.

Entre medias, Janis Joplin, Sly & the family stone, Country Joe, la Creedence Clearwater Revival, Joan Báez , un Joe Cocker que no había tocado antes para más de 300 personas marcándose la emocionante With a little help from my friends de los Beatles, unos Crosby, Still & Nash que tocaban en directo por segunda vez en su vida y muchos artistas que no llegaron a acudir. John Lennon llamó desde Canadá para avisar de que los funcionarios de aduanas no le permitían cruzar la frontera; Bob Dylan se lo perdió porque su hijo tuvo que ser hospitalizado; Led Zeppelin se negó a acudir porque les parecía un festival demasiado pequeño (arrepentíos, traidores)… 

En suma, un evento multitudinario que fue tomando forma poco a Woodstock 1969poco, gracias a una juventud que estaba hasta las narices de lo establecido y quería divertirse al son de los nuevos hábitos. En aquel enorme campo de alfalfa se vivió algo mágico e irrepetible, sin comida, comodidades ni organización alguna (además de la ayuda enviada por el ejército, varias asociaciones de los pueblos vecinos acudieron a llevar provisiones a los hippies aquellos llenos de barro que retozaban sin control).

Merece la pena el visionado del documental grabado in situ, img_0042dirigido por Michael Wadleigh y editado y montado entre otros por Martin Scorsese. Tres horazas y pico de emoción, buena música y declaraciones de los habitantes del pueblo que no tienen desperdicio.

El balance: una ruina para los organizadores, que sólo recuperaron 1.800.000 dólares de los 3.100.000 que invirtieron, y una preciosa manera de hacer Historia.

SUSCRÍBETE A LA PLAYLIST!!!

(Esto significa que pulsando en ESTE ENLACE, puedes suscribirte de manera gratuita a la lista de musicaza preparada por nuestra experta musical!!!)

Por:
Elisa Fragua.

Anuncios